Jonathan Rhys Meyers, alcoholismo por la pérdida de un hijo