Baradar, uno de los fundadores de los talibanes, lidera el nuevo gobierno afgano: fuentes

Reconocimiento

Los talibanes impusieron una forma extrema de sharia, o ley islámica, particularmente la opresión de las mujeres, cuando gobernaron de 1996 a 2001.

Esta vez, el movimiento trató de presentar una cara más conciliadora al mundo, prometiendo proteger los derechos humanos y abstenerse de represalias contra viejos enemigos.

Estados Unidos, la Unión Europea y otros han puesto en duda estas afirmaciones, y muchos afganos, especialmente mujeres y personas con educación o asociadas con el gobierno anterior o las fuerzas de la coalición occidental, ahora temen por sus vidas.

Entre ellos hay 250 jueces en Afganistán, y los talibanes han encarcelado a hombres ahora por su persecución. Si bien algunas de las jueces han logrado escapar en las últimas semanas, la mayoría se han quedado atrás y todavía están tratando de salir, dijo que los jueces y activistas trabajan las 24 horas del día para ayudarlas a escapar.

En otra señal de conmoción y pánico, los miembros de una famosa orquesta de mujeres afganas huyeron al extranjero o se escondieron, rompiendo instrumentos y quemando documentos para evitar represalias de los talibanes, que prohibieron la música durante su gobierno anterior.

Las potencias occidentales y otros dicen que el reconocimiento oficial del gobierno talibán y la afluencia resultante de ayuda económica dependerán de la acción para proteger los derechos humanos, el estado de derecho y los medios de comunicación, no solo la retórica.

“Para apoyar al pueblo afgano, tendremos que tratar con el nuevo gobierno en Afganistán, y eso no significa reconocimiento. Es un compromiso operativo”, dijo el viernes el jefe de política exterior de la UE, Josep Borrell, en una conferencia de prensa.

READ  De la basura al tesoro: Tailandia fabrica equipo de protección COVID-19 a partir de botellas recicladas

Los talibanes prometieron un pasaje seguro a los extranjeros o afganos que dejaran atrás el enorme puente aéreo que terminó con la retirada de las fuerzas estadounidenses antes de la fecha límite del 31 de agosto. Pero con el aeropuerto de Kabul aún cerrado, muchos intentaron huir por tierra.

Miles de afganos también esperan en “centros de tránsito” en terceros países.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here