COVID-19: La pandemia de coronavirus ha llevado la pobreza en España a su nivel más alto desde la Gran Recesión | Economía y Negocios

Un hombre espera en la fila para recoger alimentos de la organización benéfica Caritas en abril de 2021.Pero Flores / El Pais

La pobreza y la desigualdad se fueron corrigiendo paulatinamente en España tras los devastadores efectos de la Gran Recesión iniciada en 2008. Pero la llegada de la pandemia de coronavirus, y los efectos económicos derivados de las restricciones que se pusieron en marcha, supusieron un grave retroceso para esta situación. Progreso. La pobreza extrema o las privaciones materiales afectaron al 7% de la población en 2020, alrededor de 3,3 millones de personas. Eso es según una encuesta de condiciones de vida publicada el jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La cifra es muy superior al 4,7% registrado en 2019, y apenas por debajo del 7,1% de 2014, que fue el peor momento de la crisis financiera. Mecanismos públicos como el plan de licencia estatal ERTE y la asistencia familiar proporcionaron un amortiguador significativo, evitando que estas cifras empeoraran ante la grave parálisis de la actividad.

A diferencia de otros datos que se muestran en la Encuesta de condiciones de vida, que se basa en las cifras de ingresos de 2019, el Índice de privación física severa se basa en una encuesta. Según la encuesta del Instituto Nacional de Estadística, que recogió datos en el último trimestre de 2020, reflejando la situación al final del primer año de la epidemia, 3,3 millones de personas en España en ese momento enfrentaban una aguda escasez de artículos necesarios. .

Las regiones que los encuestados dijeron que tuvieron más dificultades para llegar a fin de mes en 2020 fueron Canarias, Andalucía y Extremadura.

Se entiende que faltan hasta cuatro necesidades de una lista de nueve, entre ellas: serias dificultades para llegar a fin de mes con suficiente dinero (10%, tres puntos más que el año anterior); incapacidad para afrontar gastos inesperados (35,4%, alrededor de 2 puntos); Retraso en los pagos de vivienda primaria o planes de cuotas (13,5%, el doble de la cifra de 2019); incapacidad para ir de vacaciones una semana al año (34,4%, aumento de 1 punto); incapacidad para mantener una temperatura adecuada en la casa (10,9% en comparación con 7,6% en 2019); la imposibilidad de comprar una comida con carne o pescado cada dos días (5,4% vs. 3,8%); No poder comprar coche, teléfono, televisión o lavadora.

READ  HMS presenta su informe semestral 2021 y lo actualiza

Las regiones donde los encuestados dijeron que tenían más dificultades para llegar a fin de mes en 2020 fueron Canarias (15,6% de los encuestados), Andalucía (14,8%) y Extremadura (12,7%). Las comunidades autónomas con porcentajes más bajos son Aragón (5,5%), País Vasco (5,6%) y Navarra (5,9%).

Los datos reflejan lo que se vio en las llamadas “líneas del hambre” durante la pandemia, cuando muchos ciudadanos españoles tuvieron que acudir a la limosna para poder comer. Las cifras reflejan una situación precaria en las familias, pero no brindan información suficiente para indicar los niveles de indigencia, la forma más extrema de pobreza extrema.

En términos del impacto de la pandemia en la desigualdad, las cifras publicadas el jueves se refieren a 2019 y, como tal, no reflejan ningún cambio de la pandemia. Hasta el momento, el Banco de España solo ha realizado algunas investigaciones preliminares que confirman un fuerte aumento. Según estos números, el 10% superior de los asalariados pasó de cinco veces lo que ganaba el 10% más pobre a 18 veces durante la primera ola de la pandemia de coronavirus. Cuando llegó la recuperación observada en el tercer trimestre del año pasado, el número se redujo a ocho veces; sin embargo, esa disparidad sigue siendo muy marcada.

La desigualdad se puede ver en otros datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística. La discrepancia es enorme: mientras que una de cada 10 familias españolas tuvo dificultades para llegar a fin de mes, el 19,6% de los hogares en 2020 dijeron que podrían mantener el mismo nivel de vida durante más de 12 meses solo con sus ahorros.

READ  Coinbase podría generar tarifas criptográficas en los mercados públicos

Otro indicador es el riesgo de pobreza o exclusión social, el llamado Tasa AROPE. Diseñado por la Comisión Europea. Según datos de 2019, el 26,4% de los ciudadanos españoles estaban en riesgo de pobreza, cifra que superó el 25,3% de la encuesta anterior. ¿Significa esto que una de cada cuatro personas es pobre? no exactamente.

Esta estadística se basa en personas cuya renta disponible es Menos del 60% del promedio nacional, ajustado según la composición de su familia (en 2019, este nivel era de 9.626 € para familias de uno y de 20.215 € para familias con dos adultos y dos hijos). En 2018, el 20,7% estaba por debajo de este límite. Y en 2019, la cifra fue del 21%, a pesar de un aumento significativo del salario mínimo aprobado ese año. Además, se deben incluir los hogares que viven en pobreza extrema, un 7% según los datos de 2020, así como los hogares cuyos miembros trabajan muy pocas horas, que ascendieron al 9,9% en 2019 en comparación con el 10,8% del año anterior. Al combinar estos tres grupos, la población en riesgo de pobreza aumenta al 26,4% del total. De hecho, este es más un indicador de desigualdad que el indicador de pobreza en sí, lo que significa que España se enfrenta al desafío de corregir esta desigualdad de ingresos.

El Instituto Nacional de Estadística señala que el riesgo de pobreza es mayor entre la población con baja calificación académica y en las familias de un adulto con hijos a cargo. Casi el 50% de las personas que viven en un hogar con un adulto y niños están en riesgo de pobreza o exclusión social, según los datos.

READ  Renault nombra miembros del equipo directivo de la nueva unidad Dacia Lada

El desempleo es la principal razón del riesgo de exclusión. Como era de esperar, los empleados tienen un riesgo de pobreza significativamente menor que los desempleados: 15% en comparación con 54,7%, respectivamente. Mientras tanto, los jubilados corren el mismo riesgo de pobreza que los empleados, con un 16,7%.

Versión inglesa por Simon Hunter.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here