En referencia a Cataluña, el primer ministro español busca sustituir la discordia en el código penal Por Reuters

© Reuters.

MADRID (Reuters) – La coalición gobernante de España propondrá cambios legales para reemplazar el delito de sedición que ha llevado a varios separatistas catalanes a prisión por un delito penal más bajo en línea con las mejores prácticas europeas, dijo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Sánchez le dijo a LaSexta TV el jueves que la medida reduciría aún más el conflicto político entre Madrid y la rica región del noreste del país, Cataluña, después de su intento fallido de independencia en 2017.

“Mañana presentaremos una propuesta de ley para reformar el delito de sedición y sustituirlo por un delito que se adapte de una u otra forma a las democracias europeas como Alemania, Francia y Suiza, con penas como en esas democracias”, dijo.

No dio más detalles, pero dijo que el proyecto de ley reclasificaría la sedición, un delito consagrado en el código penal de España desde 1822, como «perturbación agravada del orden público».

«España ha cambiado para mejor desde 1822», añadió.

Sánchez, cuyo gobierno de minoría izquierdista depende del apoyo parlamentario para que los partidos regionales más pequeños aprueben la legislación, rechazó las sugerencias de que la propuesta apunta a obtener la aprobación del presupuesto del próximo año con la ayuda del partido de izquierda catalán ERC.

«El movimiento independentista no busca una reforma del código penal, sino una amnistía, que es algo que no vamos a aceptar», dijo Sánchez.

Sin embargo, la primera reacción de Cataluña fue positiva.

«La eliminación del delito de sedición es un paso indispensable… Seguimos trabajando para acabar con la represión por completo y podamos votar en referéndum», escribió en Twitter el jefe del Gobierno regional y líder de ERC, Pierre Aragonés.

READ  Europa necesita una revisión de la realidad ante la amenaza del invierno

El año pasado, España indultó a los nueve líderes separatistas que fueron condenados en 2019 a entre 9 y 13 años de prisión por sedición y malversación de fondos públicos, pero algunos de los que huyeron de España en 2017 siguen en el exilio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here