Ha pasado mucho tiempo para la racionalidad económica en Europa

Suspensión

Oliver Hartwich escribió que algunas de las figuras más establecidas en el establecimiento alemán están pidiendo a Europa que siga las reglas de sus propios tratados, un llamado que en estos días los hace parecer contrarrevolucionarios.

Fue una advertencia urgente publicada en el periódico alemán Süddeutsche Zeitung la semana pasada. Sus autores advirtieron sobre el aumento de la inflación, el “malestar social masivo” y una mayor polarización política.

Les preocupaba la debilidad del sistema bancario europeo, el futuro político de la Unión Europea y el estado de la economía europea.

Pidieron reformas radicales en las políticas monetaria y fiscal de Europa.

Aunque preocupaciones como estas no son extrañas en estos días, la lista de coautores detrás de esta carta abierta sí lo es. Incluye a los jefes de empresas de peso pesado como Linde, Munich Re, Deutsche Post y Deutsche Bank.

También se incluyen un exvicepresidente de la Comisión de la Unión Europea (Günter Oettinger), un exministro de Finanzas socialdemócrata (Per Steinbrück), un exasesor demócratacristiano (Edmund Stoiber) y un exvicepresidente del Bundesbank (Franz). – Christoph Zeitler) y uno de los economistas alemanes más destacados (Hans Werner Sen).

Estas personas no son voces marginales. Son un grupo selecto de partidos para el establecimiento político y comercial alemán.

Para agregar más peso a su documento inusual, destacaron que fue el resultado de consultas con funcionarios como el presidente del Bundestag, Wolfgang Schaeuble (CDU) y el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann.

La lista de participantes en este proyecto abierto es tan importante como la que proporciona. Es un ataque directo tanto a la Comisión Europea como al Banco Central Europeo (BCE). Nadie ha oído hablar de él en los primeros puestos de Alemania.

Los autores reconocen que la “política monetaria altamente expandida” del BCE ha funcionado en un aspecto. Las economías de algunos miembros de la eurozona se han estabilizado. Estos países no se mencionan, pero esto claramente se refiere a Grecia, Italia, España y Portugal, y posiblemente también a Francia.

Sin embargo, desde el punto de vista de los autores, los riesgos de tasas de interés cero y la creación de fondos del banco central ahora superan estos beneficios. Lo ven no solo como un riesgo para la estabilidad de precios, sino como un problema más estructural. Cuando el Banco Central Europeo compró deuda pública, creó una ilusión. Ésta era “la ilusión que prevalecía en los estados miembros de la eurozona de que podrán financiar el gasto público cada vez mayor a tasas de interés cero y negativas, incluso sin reformas que favorezcan el crecimiento”.

De hecho, ha habido un cambio notable durante la última década en términos de medidas de apoyo para países individuales. Cuando Grecia estuvo al borde de la bancarrota entre 2009 y 2014, siempre fue rescatada al final. Sin embargo, para cualquier rescate de este tipo, siempre hubo al menos la expectativa de que Grecia se embarcara en reformas económicas.

En ese momento, la Unión Europea incorporó el Fondo Monetario Internacional para garantizar que hubiera más presión de reforma sobre Grecia. Si Grecia ha implementado realmente suficientes reformas es una cuestión diferente. Pero el acuerdo formal al menos fue apoyo financiero a cambio de reformas económicas.

Los redactores de las cartas señalaron que ya no existía tal condicionalidad. Van más allá y señalan que “las acciones del Banco Central Europeo dan la impresión de que la eurozona solo se puede preservar violando las reglas formuladas por los propios estados miembros (por ejemplo, los criterios de Maastricht, no rescate, prohibición de financiamiento monetario estatal ).

READ  Las licitaciones de obra pública en España podrían repuntar un 41% este año hasta los niveles de 2010

Una vez más, tienen razón. Prácticamente todas las reglas básicas que el euro estableció a la vez se han roto. Habrían enumerado que fue la propia Alemania la que violó por primera vez las reglas de déficit fiscal de la eurozona a principios de la década de 2000, sentando un precedente para el mal comportamiento. Pero esta omisión no disminuye el resto de su argumento.

Con el Banco Central Europeo operando ahora fuera de su mandato anterior de mantener la estabilidad de precios, el libro identificó varios riesgos. No solo el regreso de la inflación: está claro. Pero más allá de eso, ven el peligro de que las tasas de interés negativas socaven la economía al tiempo que eliminan la presión sobre los gobiernos para que apliquen políticas que promuevan el crecimiento.

Esto, a su vez, crea expectativas para que los gobiernos cubran todos los riesgos económicos e intervengan allí donde las empresas tengan dificultades. No es de extrañar que la actividad estatal crezca cuando a los gobiernos les resulta más fácil y barato refinanciar. Es incluso más fácil cuando algunos miembros de la Unión Europea se aprovechan de los presupuestos de otros miembros, como es el caso de la nueva vía de deuda conjunta de la Unión Europea.

En cuanto a la política fiscal, el libro pide más disciplina y reducción del financiamiento de la deuda. Quieren ver reglas fiscales pasadas como restaurar la “cláusula de no rescate”. Por supuesto, también destacan la necesidad de implementar reformas económicas estructurales para aumentar la competitividad de la Unión Europea.

Pero solo las reformas financieras y económicas ya no funcionan cuando el Banco Central Europeo es el que toma las decisiones en la economía europea. Por lo tanto, es crucial que el Banco Central Europeo cambie de rumbo porque sin él no se producirá ninguna otra reforma económica.

Por tanto, el requisito principal para el BCE es “centrarse en su misión principal de garantizar la estabilidad del nivel de precios”. Esto significa, “reducir gradualmente el volumen de compras de bonos del gobierno al principio, y una vez superada la crisis de la Corona, reducir el stock de bonos del gobierno que mantiene y volver a inflar la oferta monetaria”.

READ  principalmente mercados más bajos; La economía de EE. UU. Agregó 235.000 puestos de trabajo en agosto

Esta reorientación también debe significar neutralidad política. El Banco Central Europeo no debería favorecer los bonos gubernamentales de un país sobre otro (como lo está haciendo ahora). No debe aceptar la condonación de la deuda de un país, ni formalmente ni en secreto. También debería retirarse de las políticas fuera de su mandato, como el cambio climático, y dejar estas áreas de política a los gobiernos electos.

Al mirar la carta, prevalece su descripción de la situación económica y política actual. Pocos economistas niegan los riesgos que describen los autores.

El libro de cartas también aboga por que la Comisión Europea y el Banco Central Europeo cumplan las reglas acordadas por los miembros de la UE cuando fundaron el euro. En lo que respecta a los gritos de la multitud, no es más intuitivo que eso.

Sin embargo, en el contexto actual, el llamamiento a volver a una situación financiera y monetaria normal (o de hecho legítima) conlleva una pizca de extremismo. Lo que hace que este establecimiento alemán probablemente sea una especie de figuras contrarrevolucionarias.

Entonces, para repetir, los escritores son tan populares como vienen. Sus posiciones prevalecieron hace solo unos años. Sus demandas son el cumplimiento de la ley de tratados europeos.

Desafortunadamente, sin embargo, es todo lo anterior lo que hace que la probabilidad de que alguien en el poder escuche sea cercana a cero. La época de la razón y la racionalidad económicas en Europa ha quedado atrás.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here