Inmigración: algunos europeos se están mudando a España para escapar de las enormes facturas de energía

La soleada provincia de Alicante en el este de España, famosa por sus playas doradas, se ha convertido en un faro para los viajeros europeos.

En un esfuerzo por evitar facturas energéticas más altas este invierno, algunos en el norte del continente eligen localidades del Mediterráneo, como Calpe, a unos 100 kilómetros de Valencia.

En los últimos años, cerca de medio millón de personas de 98 países diferentes se han mudado a la Costa Blanca y sus 200 km de litoral.

La mayoría elige esta área porque los inviernos aquí son templados, pero con la crisis del costo de vida aún en curso, aquellos que tienen la suerte de trabajar de forma remota en el norte están reconsiderando dónde vivir y por qué.

Según Statistica, una plataforma de análisis de datos, una persona adulta que trabaja en el Reino Unido necesita ganar al menos 28.000 € para alcanzar el nivel de vida mínimo aceptable en 2022. Al otro lado del Canal Británico en Francia, la segunda economía más grande de la Eurozona, las predicciones about El crecimiento económico puede estar en riesgo a medida que continúa la guerra en Ucrania.

«Creo que aquí hay una mejor calidad de vida. El 65% de mis trabajadores son belgas, pero también tengo gente inglesa, española, francesa y alemana», dice Anne Dingenen, restauradora de Calpe.

Debido al clima, cada vez más belgas, británicos y alemanes están haciendo el cambio.

“No hay necesidad de calentarse aquí.

“La gente ahorra dinero al venir aquí y no tener que pagar por el gas o la electricidad, y ahora que los precios suben me imagino que más personas querrán emigrar”, dice Hilda Backart, asesora del Ayuntamiento de Calpe.

READ  El calor extremo quema Reino Unido, Francia y España

Calpe es el hogar de la comunidad belga más grande de España, que según Annie Gaudens, presidenta de la Asociación de Amigos de Bélgica, tiene una mejor calidad de vida aquí que en casa.

«No es posible que un jubilado vaya todos los días a un restaurante en Bélgica, ¡pero aquí está! Aquí estamos disfrutando de la vida».

“Mi hija me llama y me dice, mamá, pagué 250 euros en facturas de un mes, y yo digo, bueno, pagué 28 euros, porque aquí hace sol”.

El coste de la energía en España se ha duplicado desde el inicio de la guerra en Ucrania, y la inflación ya supera el 10%.

Sin embargo, en las regiones costeras del sur y del este, las temperaturas invernales rara vez caen por debajo de los 10, por lo que no es necesaria la calefacción central.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here