Julius S Scott, historiador pionero del Caribe, muere a los 66 años

El título del libro proviene del homenaje de 1802 de William Wordsworth al revolucionario haitiano Toussaint Louverture: «Don’t Breathe the Common Wind / This Will Forget You», un viento que llevaba ideas propagadas por marineros, esclavizados y personas de color libres involucradas en el Comercio atlántico.

Julius Sherrod Scott III nació el 31 de julio de 1955 en Marshall, Texas, cerca de la frontera con Luisiana. Su padre fue un ministro metodista, fue presidente de Wiley College en Marshall (al igual que su abuelo) y en 1970 fue nombrado director ejecutivo del Centro Martin Luther King Jr. para el Cambio Social No Violento en Atlanta. La madre del Dr. Scott, Ianthea (Harell) Scott, era bibliotecaria.

En 1961, Scotty, como se le conocía, fue uno de los dos estudiantes negros que se integraron al primer grado en la Escuela Primaria McGregor en el centro-sur de Houston. Los estudiantes blancos tenían baños separados para niños y niñas. Scotty y la niña negra de su clase fueron llevados a un baño separado fuera de la escuela.

Sus padres se enteraron de las instalaciones separadas solo cuando escucharon a su hijo recitar sus oraciones: «Gracias, Dios, por dejarme tener mi propio baño en la escuela».

La publicidad sobre las protestas de sus padres frente a la junta escolar llevó a los maestros a permitir que todos los estudiantes negros de primer grado usaran los baños interiores. Después de que Scotty completó el segundo grado, la familia se mudó a Providence, RI, donde su padre se convirtió en capellán asistente en la Universidad de Brown.

READ  Belinky, ex CEO de Santander Asset Management, se une a Motive Partners

El Dr. Scott se graduó de la Universidad de Brown con una licenciatura en Historia en 1977 y recibió su doctorado en la Universidad de Duke. Además del profesor Wren, le sobreviven su madre y dos hermanos, David y Lamar Scott.

Dijo que el Dr. Scott se inspiró para escribir su libro cuando era adolescente, mientras veía los Juegos Olímpicos de 1968 desde la Ciudad de México, donde varios atletas de Estados Unidos hicieron el saludo Black Power, lo que lo llevó a reflexionar sobre su relación y comunicación con los atletas negros. . De África, el Caribe y Sudamérica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here