La industria turística española está preocupada por los riesgos de las nuevas restricciones de viaje británicas | Economía y Negocios

Un pasajero en el aeropuerto de Tenerife el 26 de julio.Ramón de la Rocha / EFE

La industria del turismo de España se enfrenta a un nuevo obstáculo en su carrera por salvar la temporada de verano, y el resultado dependerá en gran parte de las decisiones que se tomen en el Reino Unido, donde el gobierno está dividido entre quienes quieren aliviar las restricciones de viaje y quienes quieren introducir reglas más estrictas.

Las restricciones más estrictas podrían asestar un golpe al sector turístico español, que depende en gran medida de los visitantes británicos. En 2019, los turistas británicos representaron más del 20% de todas las llegadas y gastaron un total de 500 millones de euros por semana durante agosto. En 2019 también se registró un número récord de llegadas internacionales, 83,7 millones, la mayoría de las cuales procedían de Gran Bretaña, Alemania y Francia.

Mientras tanto, el Ministerio de Sanidad español decidió levantar la prohibición de vuelos desde Brasil y Sudáfrica. La prohibición está en vigor desde febrero. A partir del martes, estos vuelos se considerarán de “alto riesgo” y los pasajeros se verán obligados a auto-cuarentena durante 10 días. Las mismas condiciones de cuarentena entran en vigencia el 3 de agosto para los viajeros de Argentina, Bolivia, Colombia y Namibia.

El Reino Unido está considerando incluir a España en su lista Amber Plus, lo que obligaría a los viajeros que regresan a aislarse por sí mismos durante 10 días, independientemente de su estado de vacunación.

España está incluida actualmente en la lista ámbar del Reino Unido, lo que significa que los viajeros deben autoaislarse durante 10 días al regresar de suelo español; sin embargo, las personas completamente vacunadas están exentas de esta regla. En la práctica, esto sitúa prácticamente a España en la lista verde dado que el 56,5% de los residentes británicos están totalmente inmunizados.

READ  Cancom vende negocios en Reino Unido e Irlanda a una empresa española por casi 400 millones de euros

“No ha habido un boom en las reservas de ciudadanos británicos [when it emerged that they could travel to Spain without quarantining upon return], pero han estado llegando a un ritmo constante desde entonces “, confirmó un portavoz de la cadena hotelera Riu.

“Notamos una caída en las reservas del mercado del Reino Unido después de la decisión de incluir a las Islas Baleares en la lista ámbar nuevamente, pero desde entonces las cosas se han estabilizado. Los cambios en las restricciones afectan a todos los mercados emisores”, dijo una fuente de la cadena hotelera Playasol Ibiza.

España está luchando con la quinta ola de la pandemia de coronavirus: su tasa de infección de 14 días fue de 134 por 100.000 a principios de julio y de 687 al final. La tendencia ahora parece estar cambiando, pero no está claro si será suficiente para convencer al gobierno del Reino Unido de que no es necesario agregar restricciones en la próxima actualización de la lista de viajes, prevista para el jueves.

A España también le preocupa que las nuevas restricciones en el Reino Unido puedan llevar a otros mercados importantes, como Alemania y Francia, a adoptar sus propias medidas más estrictas.

Por ahora, Londres ha descartado su idea de una lista de vigilancia ámbar de países en riesgo de volverse rojos, según la BBC, una medida que habría afectado directamente a España. Pero el Reino Unido también está considerando incluir a España en su lista Amber Plus, lo que obligaría a los viajeros que regresan a aislarse por sí mismos durante 10 días independientemente del estado de vacunación (pero no a pagar por un hotel en cuarentena como lo haría para los que regresan de los países de la Lista Roja). . Actualmente, solo Francia está incluida en la lista Amber Plus debido a preocupaciones sobre la variante beta.

Si el Reino Unido y Alemania cierran el grifo, este verano será más como 2020 que 2019

Carlos Abella, secretario general del Grupo Industrial Mesa del Turismo

La industria de viajes española ha estado bajo presión por casi un año y medio de la pandemia. Los primeros seis meses de este año muestran cifras peores que en 2020, según el Instituto Nacional de Estadística (INE): Una mirada a las pernoctaciones en hoteles y otro tipo de alojamientos de turistas tanto nacionales como extranjeros, una métrica favorecida por los expertos, muestra una brecha de convergencia del 74% con respecto a 2019 y del 14% con respecto al año pasado.

READ  Iberdrola colabora con AECOM en el ferrocarril del hidrógeno en Italia

Actualmente, muchas empresas viven del apoyo público del programa de retención de empleo de ERTE y de una promesa de asistencia directa que se realizó en marzo pero que aún no se ha materializado. En este escenario, las restricciones de viaje más estrictas para los turistas británicos serían un gran golpe.

“Esto podría significar cerrar las puertas al mercado británico, que es nuestra principal fuente de mercado”, explica Carlos Abella, secretario general del grupo industrial Mesa del Turismo. El daño también se extenderá a los operadores turísticos del Reino Unido que dependen en gran medida de los viajes a España.

“Hemos estado montando una montaña rusa este verano, con altibajos en las reservas dependiendo de las decisiones que se tomen”, dice Abella. “Si el Reino Unido y Alemania cierran el grifo, este verano será más como 2020 que en 2019”.

Versión inglesa por Susanna Ora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here