La inflación no es solo una cuestión monetaria

Fernando González Urbanega | Los riesgos de inflación que parecían temporales el otoño pasado, debido al aumento temporal de los precios de la energía, ahora son integrales. Las preocupantes consecuencias a largo plazo amenazan con la estanflación (inflación sin crecimiento y desempleo). Los libros de texto de economía advierten que la inflación es un fenómeno monetario que puede ser abordado por la política monetaria, con limitaciones en forma de aumento de las tasas de interés y disminución de la oferta monetaria. Un fármaco de probada eficacia, pero que requiere tiempo y costes a corto y medio plazo. Con la actual crisis inflacionaria, exacerbada por la invasión de Ucrania, el tiempo se acaba y los costos de la receta monetaria para el empleo y el crecimiento son demasiado altos. La medicina crítica puede ser inevitable, pero no está claro que sea el tratamiento más urgente ni el único.

La carrera inflacionista en Europa y Estados Unidos comenzó a mediados de 2021, cuando la tasa anual en España (y Europa) superó el 2% que era (y sigue siendo) el objetivo del BCE. El pasado mes de mayo el IPC fue del 2,7% y desde entonces ha subido todos los meses hasta el 7,4% en febrero. El Banco Central Europeo ahora estima que el IPC de este año superará el 5% en promedio y algunos de los analistas más pesimistas temen que alcance los dos dígitos, una tasa que nos retrotrae a la década de 1970.
Como entonces, gran parte de la responsabilidad de esta escalada recae en el aumento de costos por el alza del precio del petróleo, que se traslada al esquema de costos de producción y gasto de toda la familia. Lo mismo sucede ahora con tres partes de la escalada: el petróleo y su impacto en el combustible, el transporte y la distribución. el gas con su impacto directo en los consumidores industriales y el sector privado; Y la electricidad (el factor más importante) se vio arrastrada por el aumento desmesurado del precio del gas. Esto distorsiona las tarifas debido a una estructura que no tuvo en cuenta factores inusuales como el alza vertical del gas.

READ  Manchester United y Arsenal han perdido valor durante la pandemia

La responsabilidad de contener el impacto del aumento de los precios de la energía recae en todos los agentes económicos, especialmente en los gobiernos responsables de una fiscalidad energética extensiva. El gobierno español recortó excepcionalmente los impuestos sobre la electricidad hace unos meses. Lo hizo de forma tardía y parcial, pero evitó un impacto muy severo en los precios al consumidor final. Ahora ocurre lo mismo con el combustible, y la respuesta fiscal se retrasa por cautela codiciosa. El fisco no podía ser el mayor beneficiario del encarecimiento del petróleo, pues esta ventaja inicial se perdería luego por la caída del consumo y el esperado estancamiento.

El gobierno debe reducir los impuestos al combustible de manera inmediata y agresiva si quiere evitar que las flotas se queden inactivas y aumenten los costos de transporte. También debería separar el precio spot del gas de la formación de los precios de la electricidad. El costo de producir un kilovatio no se corresponde con el costo de quienes utilizan el gas como materia prima. Lo que buscaba el régimen marginal no es lo que ha venido sucediendo en los últimos meses. Es urgente rectificar la situación. No hacerlo es respirar oxígeno en el fuego de la inflación y compensar los riesgos de estanflación. La inflación es un fenómeno monetario, pero no sólo eso, existen factores del lado de la oferta que conducen al desequilibrio y aceleración del modelo.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here