La ola de COVID-19 ha llevado al abismo al sistema de salud de Cuba

La Habana: Cuba está devolviendo a cientos de médicos que trabajan en el extranjero y está convirtiendo hoteles en centros de aislamiento y hospitales para combatir la emergente crisis del coronavirus (Covid-19) que abruma los servicios de salud y las morgues en partes de la isla caribeña.

El país, que logró contener las infecciones durante la mayor parte del año pasado, se enfrenta ahora a uno de los peores brotes en todo el mundo, impulsado por la propagación del tipo de delta más contagioso, incluso mientras se apresura a vacunar a su población.

El promedio de siete días de casos confirmados de COVID-19 en Cuba se multiplicó por ocho en dos meses a 5.639 casos por millón de habitantes, diez veces el promedio mundial.

Una de cada cinco pruebas da positivo, cuatro veces la tasa de positividad estándar del 5 por ciento citada por la Organización Mundial de la Salud. El promedio de siete días de muertes confirmadas por COVID-19 es de aproximadamente 52 por millón de habitantes, seis veces el promedio mundial, aunque el número real puede ser mucho mayor en casos potencialmente no diagnosticados.

La mayor propagación del nuevo coronavirus (Covid-19) se produjo en medio de la peor crisis económica de Cuba en décadas, que ya ha provocado escasez de medicamentos y largas colas para productos escasos que han dificultado la implementación de bloqueos.

El impasse ha sido un shock para algunos en el país gobernado por los comunistas, donde el derecho a la atención de la salud pública se considera sacrosanto.

Ana Iris Díaz, profesora de la Universidad de Santa Clara en el centro de Cuba que dice ser una “revolucionaria”, escribió: Una publicación de Facebook que se volvió viral esta semana.

READ  El ex primer ministro de Malasia, Mahathir Mohamad, se disculpa por violar las reglas del coronavirus

“Vi morir a una anciana después de varias horas de espera y cuatro días sin pruebas de antígeno o PCR. En pocas palabras, vi lo que desearía no haber visto nunca: el colapso de nuestro sistema de salud”.

El gobierno comunista cubano no respondió a una solicitud de comentarios. Estados Unidos ha criticado el endurecimiento de las sanciones, diciendo que esto también ha ralentizado el lanzamiento de la vacuna debido a la dificultad para obtener insumos. Los críticos culpan a la ineficiente economía estatal de Cuba.

“Estamos al límite de nuestra capacidad con infraestructura, recursos, medicinas y oxígeno”, dijo el lunes el presidente Miguel Díaz-Canel en una reunión de gobierno sobre el COVID-19.

El incinerador se rompe bajo presión

Cuba fue una historia de éxito de COVID-19 el año pasado, logrando contener el brote, enviando médicos a todo el mundo para ayudar e incluso desarrollando sus propias vacunas, que ha comenzado a implementar en los últimos meses.

Según datos oficiales, las muertes en Cuba desde el inicio de la epidemia siguen siendo la mitad del promedio mundial.

Sin embargo, el número de muertos está aumentando rápidamente.

En la provincia oriental de Guantánamo, el artista Daniel Ross dijo que un amigo suyo de 30 años que contrajo el virus COVID-19 murió recientemente por falta de medicamentos y oxígeno.

“Aquí estamos peleando el COVID-19 con Azitromicina, que suele costar 16 pesos en la farmacia, pero hace meses que no tienen”, dijo, agregando que el costo ha subido a 3.600 pesos, que es el equivalente. de $ 150 en la farmacia. Mercado negro.

También se lesionó y le costaba respirar, dijo que olía hojas de yagroma, pero a veces ni siquiera podía calentar el agua debido a los apagones que se han vuelto más frecuentes últimamente.

READ  El estado australiano de Victoria entra en bloqueo de COVID-19 después de un brote 'altamente contagioso'

Ihusvani Fernández, director de servicios comunitarios para el condado de Guantánamo, dijo en la televisión local que el total de muertes allí, por cualquier causa, aumentó a principios de mes a más de 60 por día desde un promedio típico de 12.

Los datos oficiales muestran no más de 10 muertes por COVID-19 por día en Guantánamo en esos días, lo que indica un subregistro de muertes por enfermedades respiratorias.

Fernández dijo que un crematorio del condado funcionó mal debido al uso excesivo, por lo que estaban instalando otro y utilizando una variedad de vehículos gubernamentales para transportar los cuerpos debido a una audición insuficiente.

Hasta ahora, una cuarta parte de los 11,2 millones de habitantes de Cuba han sido vacunadas con las dos últimas vacunas que, según los funcionarios, han demostrado tener una eficacia superior al 90 por ciento en ensayos de fase III.

En un punto positivo, la tasa de mortalidad en La Habana, donde casi dos tercios de la población está ahora totalmente ocupada, fue de solo 0,69 por ciento en comparación con el 0,93 por ciento del resto del país en la primera semana de agosto, según datos oficiales que indican los disparos están funcionando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here