Los surcoreanos acuden al extranjero en busca de ‘viajes de venganza’ a medida que se relajan las reglas de COVID-19

Seúl: Después de pasar dos años separados socialmente en su Corea del Sur natal, Kim Hoe-jun reservó un viaje de última hora a Hawái, donde había estado de luna de miel hace seis años, cediendo a sus deseos de ir al extranjero.

Dijo, antes de abordar el vuelo entrante desde el Aeropuerto Internacional de Incheon el viernes (31 de marzo).

Kim y su esposa han sido vacunados y reforzados, y se encuentran entre los surcoreanos que se unen con prisa por el «viaje de venganza», un término popular en las redes sociales mientras la gente se apresura a reservar viajes al extranjero retrasados ​​​​por las restricciones del coronavirus.

El auge comenzó después del 21 de marzo, cuando Corea del Sur levantó una cuarentena obligatoria de siete días para los viajeros completamente vacunados que llegaban de la mayoría de los países. Las restricciones se suavizaron el año pasado, pero se volvieron a imponer en diciembre cuando se propagó la variante altamente contagiosa Omicron.

El país ha desechado en gran medida sus esfuerzos de rastreo y contención, que alguna vez fueron agresivos, a pesar de una ola récord de COVID-19, uniéndose a una lista creciente de países asiáticos que han relajado las reglas de cuarentena, incluidos Singapur, Japón, Australia y Nueva Zelanda.

Los coreanos ahora parecen más dispuestos a viajar. Las encuestas han demostrado que las personas están menos preocupadas por las consecuencias de contraer el virus y ven cada vez más que la prevención está fuera de sus manos.

La venta de boletos en el extranjero el día 11, una unidad de comercio electrónico de SK Telecom, el operador móvil más grande de Corea del Sur, aumentó más de ocho veces en comparación con el año anterior entre el 11 de marzo, cuando se anunció la cuarentena, y el 27 de marzo, dijo la compañía.

READ  Taiwán pone en cuarentena a los trabajadores para controlar el aumento de COVID-19 en una empresa de tecnología

Kim Na-yeon, de 27 años, estaba emocionada de regresar a Hawái, donde solía vivir.

“Ni siquiera podía atreverme a viajar a Corea debido a COVID”, dijo. «Pero ahora me siento un poco más libre con la exención, así que decidí reunirme con viejos amigos y hacer un poco de turismo».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here