Los temores de que la economía global caiga | Economía y Empresa

Durante dos meses fue imposible conseguir mesa en los cuatro restaurantes de Romain Fontell. El clamor ha vuelto a Barcelona. Después de dos años de estancamiento, los cruceros, los conciertos y los principales festivales finalmente regresan a la ciudad con la multitud de turistas. Los hoteles vuelven a colgar pancartas de ofertas de trabajo y el dinero que llega a los restaurantes llena las cajas registradoras. Es el comienzo de un verano prometedor. “Los números ya superan con creces 2019 y las perspectivas para los próximos meses son muy buenas”, celebra Fontel. Sus restaurantes han sobrevivido a la pandemia y dice que han aprendido a lidiar con la inflación. Pero no quiere anticipar lo que podría pasar en otoño. “Hemos aprendido a vivir día tras día”, dice. Pero para entonces, surgirán nuevamente nuevas amenazas para la recuperación económica. De hecho, los analistas ya están viendo signos de estancamiento.

La previsión económica se ha vuelto imposible, incluso a corto plazo. La reacción violenta que siguió a la pandemia mundial se está desvaneciendo. Hace un año, los organismos internacionales pronosticaban un crecimiento muy fuerte en la eurozona, cercano al 4%. El Banco Central Europeo (BCE) fue la última institución en rebajarlo hasta el 2,8%. Otras veces, un economista podría pensar más de dos veces antes de pronunciar la palabra «recesión». Este ya no es el caso. Vientos en contra soplan hacia Europa desde todas las direcciones, especialmente desde Rusia. Una prolongación de la guerra en Ucrania y la adopción de nuevas rondas de sanciones podría intensificar la subida de precios y perjudicar más el crecimiento de la eurozona. Si Moscú decide cerrar el grifo del gas, Europa puede enfrentarse a un invierno gélido.

Todo indica que los europeos decidieron tomarse un respiro durante el verano. En España, con muchos aún elegibles para planes de ahorro y una mejora en el mercado laboral, con más contratos permanentes, significa que los hoteles y restaurantes estarán abarrotados. «Vemos que los consumidores están dispuestos a gastar sus ahorros, y el ocio y el turismo están incluidos en este plan. Todo indica que será una buena temporada», señala Ángel Talavera, analista de Oxford Economics.Desde los centros de mando de la UE, verano es visto en España o Italia o Grecia como un bálsamo para compensar el revés que la industria y la construcción de Alemania pueden sufrir este trimestre.

READ  Países que acogen a refugiados afganos

Pero entre los economistas comenzaron a extenderse expresiones como «otoño negro». «Crucemos los dedos», es todo lo que pudo decir el restaurador barcelonés Fontel. Si nada sale mal, Europa -y España- seguirá creciendo. El influyente instituto alemán Ifo espera que la locomotora europea crezca un 2,5% este año y un 3,7% el próximo. El director de Análisis, Timo Wollmershäuer, explica que la guerra en Ucrania, la crisis energética y las restricciones en China ya han rebajado 1,5 puntos la previsión para este año respecto a las realizadas a finales de 2021. Si todo ello La economía alemana se vio afectada en tiempos normales y habríamos caído en una recesión”, comenta.

Sin embargo, las previsiones de todas las organizaciones están llenas de asteriscos y notas al pie. Los riesgos asociados con la pandemia se están desvaneciendo, pero están surgiendo nuevas amenazas geopolíticas. Adam Toze, historiador y profesor de la Universidad de Columbia, advierte que “en Europa, la historia puede ser más oscura que en Estados Unidos debido al potencial de un boicot energético ruso”.

El Banco Central Europeo ha fijado un escenario alternativo a su previsión central al contemplar un cierre total del grifo por parte de Vladimir Putin. El Kremlin ya bloqueó los suministros a varios socios de la UE, como los Países Bajos y Finlandia, y redujo los envíos a Alemania, Francia e Italia. Sin embargo, Europa teme que Moscú vaya aún más lejos, con recortes que impliquen racionamiento y que los precios sigan subiendo.

Esta hipótesis, según el Banco Central Europeo, ya sugiere un crecimiento mucho más débil para 2022, del 1,3 %, y una contracción del 1,7 % en 2023. La inflación también será más constante y promediará el 8 % este año y el 6,4 % el siguiente. Los precios más altos consumirán los ingresos de los hogares y el consumo caerá. En otras palabras, la estanflación que es profundamente temida. A pesar de su limitada exposición a Rusia, sería inusual que España no se viera atrapada en esta dinámica.

La pandemia ha demostrado lo rápido que cualquier crisis, ya sea sanitaria o económica, puede extenderse por el planeta. Los principales socios comerciales de Europa comienzan a mostrar signos de cansancio. Esta semana, en Estados Unidos, la ya recalentada economía ha visto dos fenómenos que no han pasado desapercibidos para los economistas. Primero: Wall Street ha entrado en una inconfundible tendencia bajista tras acumular pérdidas superiores al 20% desde su máximo histórico el 4 de enero. Segundo: la curva de interés invertida; Es decir, los bonos a dos años rindieron más que la deuda a diez años, lo que indica pesimismo a corto plazo. De cualquier manera, los analistas están viendo señales de que se avecina una recesión.

READ  La huelga de camioneros en España trastorna la industria alimentaria

Más preocupante que estas dos señales es el consenso de economistas y empresarios que ya hablan abiertamente de una recesión en 2023. Aunque aseguran que será de corta duración, el 70% de los economistas encuestados en tiempos financieros La encuesta sostuvo esta opinión. “La inflación está por encima del objetivo y la Fed debería bajarla aumentando las tasas de interés y ralentizando la demanda y la economía”, dice Jonathan Wright, profesor de economía en la Universidad Johns Hopkins, quien coordinó la encuesta.

El banco central, encabezado por Jerome Powell, quiere que una política estricta de tipos de interés provoque, como mucho, un aterrizaje suave para una economía que se ha recuperado rápidamente de la pandemia y un mercado laboral muy fuerte. Sin embargo, Wright considera que esto es poco probable. «Dada la situación de la inflación, está claro que la Fed necesita endurecer las condiciones financieras rápidamente, y lo hará, incluso si el costo conducirá a una recesión», dice.

Adam Toze, quien destaca este «cambio dramático» en las expectativas, dice que está principalmente interesado en el mercado inmobiliario estadounidense. Las tasas hipotecarias han pasado del 3% al 6% en solo seis meses. Para 2023, se espera una disminución de los precios. El sector inmobiliario en los Estados Unidos es la forma más grande de riqueza en la economía global. Además, hay una caída en el mercado de las criptomonedas, que ya se está volviendo popular como inversión.

Tampoco hay buenas noticias de China, el otro gran socio comercial de la UE y al mismo tiempo un «competidor sistémico», como dijo Bruselas. Beijing Covid-cero La política, basada en confinamientos ante brotes de nuevas enfermedades, continúa impidiendo el fin de los atascos y de los importantes atascos de tráfico a nivel mundial, lo que alimenta una inflación creciente. El banco de inversión Nomura espera un crecimiento del gigante asiático del 3,3%, una cifra modesta en relación con el frenético ritmo de expansión de la economía china en los últimos años. Y ese número podría bajar, según la compañía, si la burbuja de ladrillos que empezó con la crisis inmobiliaria de Evergrande termina por estallar.

READ  A Veritone se le ha otorgado una patente de EE. UU. Para una coordinación dinámica del modelo de IA

Sin embargo, estos no son todos los peligros. El mundo también espera la decisión del Banco Central Europeo sobre el dilema entre crecimiento e inflación. Los países del Sur aceptan la necesidad de subir las tasas, pero con mucha cautela para que no se descarrile la recuperación. Los del norte piensan que Frankfurt es demasiado tarde. «El Banco Central Europeo aún tiene que admitir que tendrá que elevar las tasas de interés a territorio positivo, por encima del 3 % y posiblemente mucho más. Esto ralentizará la economía. La guerra en Ucrania aumenta las posibilidades de una recesión. Dice Charles Wiblos, Profesor del Instituto de Estudios del Tribunal Supremo de Ginebra, «Es decepcionante ver que el Banco Central Europeo continúa desacelerándose».

Sin embargo, la zona sur del euro, liderada por Italia, contuvo el aliento tras presenciar un aumento en las primas de riesgo solo por el anuncio de la primera subida de tipos. Mayor miedo: La crisis de la deuda de 2010, que también fue la crisis del euro. Athanasius Orphanides ahora era profesor en el Instituto de Tecnología de Massachusetts en la Escuela de Negocios, y luego fue Gobernador del Banco Central de Chipre y miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo. Cree que los problemas que aquejaban a la eurozona en ese momento aún no se han resuelto. «Con el endurecimiento de la política del Banco Central Europeo, podemos ver un endurecimiento más significativo de las condiciones monetarias en Italia y España, por ejemplo. Esto puede conducir a resultados desastrosos en esos estados miembros, pero toda la eurozona sufrirá».

Si todos estos riesgos se materializan, la gran pregunta es cuán severa será la reacción. Lorenzo Codogno, ex ministro del Tesoro italiano y profesor de la London School of Economics, cree que la recesión debería ser de corta duración y limitada a unos pocos países. Además, no olvidemos que esta vez Europa cuenta con una herramienta que recién empieza a publicarse de apoyo a la inversión: un fondo de recuperación de hasta 800.000 millones.

Editado por Xanthe Holloway

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here