Objetivo Famoso – Oficiales de enlace

La Administración Biden ha pedido a España que participe en la operación de control del mar Rojo enviando oficiales de enlace, aunque no envíe barcos de guerra. Sin embargo, España se mantiene firme en su negativa a participar en la operación, a pesar de que el estrecho de Bab el Mandeb se ha convertido en un escenario de guerra.

Estados Unidos lideró un gran ataque contra las milicias hutíes en el mar Rojo, con la colaboración de otros países como Reino Unido, Canadá, Australia, los Países Bajos y Bahréin. La Marina estadounidense disparó más de cien misiles Tomahawk desde el portaviones USS Dwight Eisenhower y el submarino nuclear USS Florida, atacando objetivos en el Yemen occidental.

Para evitar que la operación sea vista como exclusivamente angloamericana, Canadá, Australia, los Países Bajos y Bahréin han aportado oficiales de enlace al Comando Central de Estados Unidos. Sin embargo, la presión estadounidense se extiende no solo a España, sino también a otros países europeos como Italia, Francia y Alemania.

A pesar del apoyo político de España y otros países europeos, existe reticencia a participar en la operación de vigilancia del mar Rojo propuesta por la Unión Europea. Los países europeos temen una escalada mayor en Oriente Medio y las posibles repercusiones terroristas, así como la oposición de la opinión pública a la guerra.

La crisis en la ruta de Suez y los ataques en el estrecho de Bab el Mandeb plantean un dilema para Europa y ponen a prueba la relación de España con Estados Unidos. Pedro Sánchez, presidente del gobierno español, se encuentra en una delicada situación, ya que puede estar poniendo en juego la posición de España en Europa después de las elecciones de junio. España quiere evitar ser percibida como un país belicista y busca mantener una postura diplomática frente a esta situación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here