[OPINION] En la historia, pérdida de tiempo y «Nadine Lustre»

Días atrás, una usuaria de Twitter, supuestamente Nadine Luster, tuiteó que aunque aprendió mucho en la escuela, pensaba que seis años de «historia recurrente» eran una «pérdida de tiempo». También tuiteó que se trata de tener el mismo tema durante los seis años completos, y que lo único que ha cambiado es el tipo de libros. Luego agregó que este tema recurrente era contraproducente y que deseaba enseñar historia de manera eficiente y efectiva.

Esta serie de tweets recibió reacciones mixtas de los internautas, especialmente de los profesores. Algunos lo han acusado de estúpido porque no existe tal cosa como una «historia recurrente» debido a la naturaleza espiral del plan de estudios filipino de Ciencias Sociales Básicas. Algunos incluso lo han tomado como una manifestación del problema de los académicos filipinos sobre el surgimiento de la distorsión histórica (no revisionismo, como dirían algunos) y las noticias falsas. Incluso la Comisión Nacional de los Cinco Años, en una publicación de Facebook ahora eliminada, la invitó a su página para aprender más sobre la historia precolonial de Filipinas y le agradeció por hacerla consciente de la necesidad de popularizar aún más la historia.

Como maestra y estudiante de posgrado, personalmente llego de donde vengo. Aparentemente, su frustración también proviene de lo que está sucediendo hoy en día, donde abundan la distorsión histórica y las noticias falsas. Por lo tanto, uno podría pensar realmente que estudiar historia durante seis años es solo una pérdida de tiempo. Es como si los filipinos no hubieran aprendido nada sobre su pasado. A veces, también tengo ese tipo de frustraciones, que a veces me hacen preguntarme si realmente estoy a la altura de la carrera profesional que elegí.

Sin embargo, también se deben comprender los problemas implícitos que reveló su tweet. Quizás para algunos estudiantes, las lecciones de historia son «tiempo perdido» debido a (1) algunos problemas con los planes de estudio y las estrategias de enseñanza para la enseñanza de la historia en Filipinas, (2) la inaccesibilidad de algunas fuentes primarias importantes para las clases de historia de Filipinas, y (3) la tema de la subestimación cuando se habla de Una historia de Filipinas tanto en el aula como en el discurso público. Debemos agregar también que estos problemas, sin embargo, no son nuevos: fueron proclamados por historiadores como el desaparecido científico patriota Teodoro Agoncillo hace 60 años. Desafortunadamente, estos problemas todavía existen en el sector de la educación filipino, ya sea pública o privada, básica o superior.

READ  Arjun Rampal interpreta al profesor en 'Three Monkeys', adaptación al hindi de 'Money Heist'
Plan de estudios y blues educativo

Cuestiones metodológicas y pedagógicas pueden ser la razón de esta impresión negativa de los capítulos de historia. En una experiencia educativa típica filipina, se podría decir que las lecciones de historia son aburridas e intimidantes porque los instructores recurren a la memorización estricta de personas, lugares, fechas y eventos que no tienen nada que ver con la vida de los estudiantes. Algunos estudiantes incluso involucran a sus maestros y, en lugar de discutir la lección, asignan temas para que los estudiantes informen en clase sin abordarlos después. Otros también pueden notar que los profesores de historia no enseñan y en cambio les permiten ver películas hasta el final del año escolar o semestre. Estas experiencias anecdóticas pueden impactar a algunos alumnos y hacer que odien o no les guste el tema cuando abandonen la escuela.

A este problema se suma también la cuestión de las calificaciones de los formadores que se ocupan de este tipo de temas. Algunos educadores pueden revelar que algunas escuelas, tanto a nivel básico como universitario, dedican cursos de historia a no especialistas en su enseñanza, debido a la falta de graduados en ciencias sociales que puedan abordar esta materia. Algunos incluso podrían decir que el plan de estudios de pregrado en educación secundaria, una especialización en estudios sociales, no proporciona adecuadamente a los futuros profesores de ciencias sociales conocimientos en historiografía e investigación en ciencias sociales. Asimismo, la competencia y el conocimiento en investigación y análisis histórico no se incluyen en la formación de desarrollo profesional, especialmente antes del inicio del año académico.

Otros criticaron el plan de estudios del Ministerio de Educación por ser insuficiente para los estudiantes. Algunos profesores de ciencias sociales critican la eliminación de la historia filipina del plan de estudios de la escuela secundaria K-12 y su incorporación a otros cursos de ciencias sociales de la escuela secundaria como insuficiente. Para ellos, esto puede llevar a algunos estudiantes a creer en rumores falsos y hechos históricos distorsionados. También argumentan que algunos temas importantes en la historia de Filipinas, como el sistema de la ley marcial, los efectos del colonialismo y la marginación de los pueblos indígenas quedarán sin discutir y, por lo tanto, serán vulnerables a la repetición. Por lo tanto, organizaciones como el Movimiento de Historia de las Escuelas Secundarias de Filipinas y la Sociedad Histórica de Filipinas hicieron campaña para el regreso de la historia de Filipinas al nivel de la escuela secundaria. HSPHM, en particular, comenzó como una campaña emblemática en Change.Org, dirigida por el educador Jamaico Ignacio.

READ  El concierto de SummerFest lleva a los compositores de Boonville a La Jolla

Falta de acceso a fuentes históricas confiables y precisas.

Otro tema en la educación de la historia de Filipinas que vale la pena discutir es la falta de acceso a importantes fuentes históricas. Esto es importante, porque la capacidad de los maestros y del público para acceder a documentos históricos puede ayudarlos a comprender más historia directamente de fuentes primarias. Sin embargo, este no es el caso en Filipinas: la mayoría, si no todos, los maestros no tienen acceso a fuentes primarias ni la capacidad de realizar investigaciones con ellos. Aparte del problema habitual de la barrera del idioma (en los casos de documentos redactados en español o japonés o textos precoloniales), esto también se debió a la custodia de ciertos sectores de la historia y cultura de Filipinas, por motivos burocráticos, institucionales y a veces razones personales.

Además, la mayor parte, si no todo, del material de archivo de Filipinas sigue siendo no digital y no está disponible para los usuarios de Internet debido a la falta de recursos y mano de obra. A pesar de la aprobación de la Ley de Archivos Nacionales de Filipinas de 2007 (Ley de la República 9470), algunas instituciones, tanto públicas como privadas, no tienen un sistema de archivo sistemático, por lo que algunos registros no están disponibles o, lamentablemente, se pierden con el tiempo. Lamentablemente, el material filipino es más fácil de conseguir al extranjero a través de sitios web extranjeros (como Portal de Archivos Españoles o PARES de España y la Administración de Archivos y Registros Nacionales de EE. UU.) Que a través de nuestras playas.

El problema de las fuentes precisas y fiables tampoco se limita a los materiales de archivo. A pesar de las garantías del Ministerio de Educación sobre el control de calidad de los materiales educativos, los libros de texto con información falsa aún llegan a las aulas. Estos materiales, que son utilizados por estudiantes de todo el país, pueden transmitir información falsa a los alumnos. ¡Algunas escuelas incluso usan libros de la era de la ley marcial a pesar de estar en el siglo XXI! Además, algunos libros de texto en Filipinas carecen de una buena estética (p. Ej., Escala de grises y uso de dibujos animados) que no ayudan a los alumnos a visualizar de manera eficaz los acontecimientos del pasado.

[OPINION]    Cuenta con Marcoses

Subestimar la historia de Filipinas

Por último, pero no menos importante, estos problemas son el enfoque aparentemente trivial para discutir la historia de Filipinas tanto en la academia como en el público. Este problema también aparece en el aula, aunque es más visible en las páginas de las redes sociales. Esto sucede cuando un hecho o una figura histórica se presenta a través de entretenimientos frívolos que no tienen ningún significado. También sucede al enfocarse en los apellidos y apodos de personas o eventos en lugar de su esencia o herencia real (negativa o positiva) para la comunidad.

READ  El virus Corona más reciente: la tasa de infección de París es el doble del promedio francés

En lugar de ayudar a las personas a ver la importancia de la historia en su vida diaria, esto da la impresión de que la historia es solo un conjunto de hechos triviales. Por tanto, la historia se reduce a su valor de entretenimiento, más que a un instrumento de pensamiento resuelto. Por lo tanto, tenemos conceptos erróneos sobre el papel que juega la historia en nuestra vida personal y social.

[OPINION]    Sobre la obsesión de los filipinos por el patriotismo y el heroísmo

El objetivo: ¡hacer que la historia esté viva y bien!

Entonces, ¿cuál es la solución a esta situación? Como escribió Agoncillo hace décadas, los profesores e historiadores deben dar vida a la historia en el aula. En lugar de obligar a los alumnos a memorizar solo hechos, las lecciones de historia deberían invitarlos a visualizar eventos del pasado como si estuvieran allí. En lugar de ser obligados a informar, los alumnos deben recibir historias que desmitifiquen los eventos, y deben transmitirse en forma de barkada. Narración o la chisme De tu barrio Mariettes.

Lo más importante es que las discusiones sobre la historia de Filipinas, tanto en el ámbito académico como en el público, siempre deben responder a la pregunta: «¿Y qué?» o búscalo tiene sentido (importancia o significado) en nuestras vidas, lo que nos ayuda a pensar en nuestro pasado, presente y futuro como individuos y como nación. Esto convertiría la historia de una mera narrativa en un pasado utilizable, dijo Renato Constantinou. Sin embargo, esto solo será posible si se llevan a cabo intervenciones institucionales para los docentes. Se deben proporcionar cursos de capacitación adecuados, integrales y habilitantes, materiales históricos accesibles y orientación para que nuestros maestros estén capacitados para tratar estos temas.

Y sí, la historia debería ser un tema divertido, como una gran película de Netflix o una buena serie de K-drama. – Rappler.com

Michael Angelo Taboyan es un miembro del cuerpo docente de la escuela secundaria en Saint Scholastica College en Manila y tiene una maestría en Estudios Filipinos, con especialización en Estudios Sociales y Culturales, del Centro Asiático de la Universidad de Filipinas. Licenciado en Ciencias Políticas, ha impartido cursos de humanidades y ciencias sociales tanto a nivel de pregrado como de educación básica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here