Pandora Papers: Arabia Saudí eligió empresas a la cabeza del fondo de inversión que nombró a Corinna Larsen | Estados Unidos de América

Juan Carlos I durante un viaje en 2012 con el difunto rey saudí Abdullah bin Abdulaziz... (EPA) efe

El Fondo de Inversiones Hispano-Saudí, que se creó en 2007 durante el gobierno del ex presidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, con el apoyo del entonces Rey de España, Juan Carlos I, estaba liderado por dos empresas elegidas por Arabia Saudí, a saber España. Los funcionarios que ayudaron a lanzar la iniciativa dijeron a EL PAÍS. Este fondo alquiló a Corina Larsen, quien en un momento tuvo un romance con Juan Carlos I, y estableció su sede en Guernsey, un paraíso fiscal en las Islas del Canal.

En 2007, Larsen pidió a una fundación llamada Peregrine en Nueva Zelanda que la ex monarca heredara “el 30% de los ingresos provenientes del Fondo de Inversión Hispano-Saudita” en caso de su muerte. Los detalles de la estructura de este arreglo forman parte de los Pandora Papers, una investigación colaborativa de varios medios de comunicación internacionales coordinada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), en la que participaron EL PAÍS y La Sexta Television Network. Esta investigación global ha estado analizando archivos confidenciales de 14 proveedores de servicios offshore en jurisdicciones opacas y descubriendo compañías que han permitido a políticos, líderes empresariales y celebridades en más de 90 países evitar el pago de impuestos.

El abogado de Larsen, que todavía usa el apellido de su exmarido, zu Sayn Wittgenstein, afirma que los documentos relacionados con el fideicomiso son falsos. Larsen no respondió a las preguntas del ICIJ sobre su relación contractual con el fondo mencionado anteriormente.

Un instrumento financiero como un fideicomiso, o fideicomiso, es un contrato particularmente opaco en virtud del cual un testador deja en fideicomiso toda su propiedad de partes de ella en la buena fe de su representante legal (el fiduciario) de modo que, en los casos especificados y plazos, se transfiere a otra persona (el beneficiario) o se invierte de acuerdo con las instrucciones establecidas por el testador. Los fideicomisos son herramientas de uso común que ofrecen los bancos suizos y los administradores de activos a las personas que poseen una gran fortuna y buscan la evasión fiscal, la seguridad y la confidencialidad.

La iniciativa de crear el Fondo de Inversiones Hispano-Saudí provino del Ministerio de Asuntos Exteriores español, que en ese momento estaba liderado por Miguel Ángel Moratinos, y el propio Juan Carlos I. Pero la gestión del proyecto estuvo a cargo de dos empresas extranjeras: la gestora de activos británica Cheyne Capital y Arox Infrastructure, con sede en Suiza.

READ  Los empresarios de East Lothian que amenazan con ser detenidos siguen atrapados en Calais

Cheyne Capital supuestamente contrató a Larsen para el proyecto y la presentó como socia en reuniones en Madrid, según fuentes involucradas con el fondo. La empresa, que tiene su sede en Londres, no respondió a las preguntas enviadas por este diario. “Nos dijeron que [Larsen] Ella estaba trabajando con ellos y hablaría con los inversores. “No sabíamos nada de su trabajo ni con quién estaba hablando”, dice una fuente familiarizada con el lanzamiento del fondo.

“Nadie sabía que había sido nombrada. Parecía otra potencial inversora y dijo que traería dinero de otros fondos. Tampoco sabíamos de su relación con el rey”, dice un exministro del gobierno de Zapatero, que fue involucrado en la preparación de la iniciativa.

España y Arabia Saudí dieron todo su apoyo al lanzamiento del fondo. Los embajadores de los dos países facilitaron diversos encuentros entre los directivos de Cheyne Capital, el banco de inversión estadounidense Morgan Stanley y la propia Corinna Larsen, con las autoridades españolas y saudíes, según uno de los participantes en las tertulias. Según el sitio web de noticias español El Diario, en junio de 2007 la prensa saudí cubrió la visita de Larsen, acompañada por el entonces embajador español, Manuel Alabar, para reunirse con el príncipe saudí Al-Waleed bin Talal.

El 19 de junio de 2007, pocos días después de su viaje a Riad, Larsen asistió a la presentación oficial del Fondo de Inversiones Hispano-Saudí en el Palacio Real de El Pardo. Al acto también asistieron el entonces ministro de Industria Joan Clos, el exministro de Hacienda saudí Ibrahim bin Abdulaziz Al-Assaf y el titular de la Federación Empresarial Española, Gerardo Díaz-Veran, además de otras destacadas personalidades y representantes del Consistorio. de Ministros. El mundo de la política y los negocios. “Me la presentaron en el evento y ella me dijo: ‘Este proyecto es muy importante para España'”, dijo un alto funcionario sobre su breve reunión con Larsen.

Ese mismo día, el difunto rey saudí Abdullah bin Abdulaziz visitó Madrid por primera vez y fue galardonado con la Orden del Toisón de Oro de Juan Carlos I, una insignia de la orden ecuestre del siglo XV y el máximo galardón que se le otorgó. Familia real española. El Rey de Honor de España, durante su intervención en el acto celebrado en El Pardo, elogió al Fondo de Inversiones Hispano-Saudí.

READ  Los países del G7 están 'a un milímetro' de un acuerdo fiscal histórico

El fondo británico Cheyne Capital ha contratado al banco de inversión estadounidense Morgan Stanley para que sus ejecutivos en Madrid, Londres y Riad puedan ofertar y adquirir empresas que proporcionarían liquidez para crear el fondo, según una fuente de la industria bancaria. La promesa era participar en un plan de infraestructura futuro masivo en Arabia Saudita, que costará varios billones de dólares.

“En la primera fase, el objetivo era recaudar $ 500 millones, 250 de empresas españolas y otros 250 de capital saudí”, explica un ejecutivo financiero involucrado en el lanzamiento. Ha habido conversaciones con varios bancos para financiar las futuras inversiones del fondo. Si obtiene 500 de capital, podría obtener otras 4,000 de deuda “.

Se ha publicado el prospecto del fondo y Morgan Stanley ha realizado varias presentaciones. Unas 14 empresas españolas, entre ellas OHL, Sacyr, Caja Madrid (Bankia) y La Mutua, entre otras, se han comprometido a aportar unos 200 millones de euros, pero el capital saudí prometido nunca superó los 100 millones de euros. Uno de los participantes explica: “La parte saudí no funcionó, y las empresas españolas dijeron, o somos todos o ninguno”. “Los [global financial] La crisis de 2008 y 2009 supuso el fin del proyecto, y al final, nadie terminó de armar lo comprometido ”.

Fondo de Infraestructuras Hispano Saudí (o Fondo de Infraestructura Hispano-Saudí) está registrado en el puerto de Saint Peter, la capital de Guernsey, una de las Islas del Canal. El archipiélago, ubicado frente a las costas de Francia, es conocido como las “Dependencias de la Corona”, lo que significa que aunque no forma parte del Reino Unido, este último es el responsable. Son estados autónomos, pero no soberanos, y sus economías dependen de los servicios financieros ya que son considerados paraísos fiscales. Una de las fuentes consultadas por EL PAÍS explica: “En esa época, lo natural era que todos los exportadores de los mercados de capitales lo hicieran allí para aprovechar los tipos impositivos más bajos”.

Stuart Wirtz y Jonathan Lowry, fundadores de Cheyne Capital y ex ejecutivos de Morgan Stanley, estuvieron al frente de este proyecto. Las fuentes consultadas indicaron que viajaron a España en varias ocasiones y participaron en una serie de reuniones con ejecutivos españoles. En algunas ocasiones lo hicieron en compañía de Larsen y la presentaron como su pareja.

Fiertz fue uno de los directores del fondo Energy and Infrastructure GP Limited, que se constituyó en Guernsey el 10 de abril de 2007 y cerró el 23 de agosto de 2012. Para ello, el fondo de inversión británico utilizó Cheyne Equity Partners, que tenía su sede en Tortola, otro paraíso fiscal de las Islas Vírgenes Británicas, que figura como propietario de 8.000 acciones. Otras 8.000 acciones están registradas a nombre de Boreas Capital Limited.

READ  Un rincón de España escondido cerca de la estación de tren de Merseyside

La otra empresa que lidera el proyecto, Arox Infrastructure AG, estuvo representada en las reuniones en Madrid por Ludovico Manfredi y Eberhard von Koerber, según testigos consultados. Es más, ambas cifras se relacionan con la estructura organizativa del citado fondo constituido en Guernsey, pudo confirmar este diario a través del registro societario de la isla. Tanto Cheyne Capital como Arox querían invertir en proyectos que el fondo implementaría.

Imposición saudí

¿Quién decidió que dos empresas extranjeras como Cheyne Capital y Arox Infrastructure deberían administrar el Hispanic Saudi Fund? “Pensamos en presentarlo para una oferta pública competitiva y transparente, pero los saudíes dijeron que deberían ser estas dos empresas”, explica un funcionario de alto rango del Ministerio de Comercio que participó en el lanzamiento. “Nadie de la administración española estuvo involucrado en eso”.

Y la misma fuente explica: “El representante saudí afirmó que para implementar un proyecto de esta escala se necesitaba una institución financiera con alcance global y eligieron a Morgan Stanley”. La administración española no participó en la gestión de contratos, gerentes, etc., porque los saudíes tenían el control de eso. No sabíamos nada porque no pusimos nada, ni un euro. Con Larsen no tuvimos ninguna reunión porque no presentamos los proyectos “.

En 2010, ejecutivos de Cheyne y Arox convocaron a una reunión en Madrid con empresas españolas que se habían comprometido con el proyecto para informarles del cierre del fondo. En la misma reunión se dieron a conocer los costes, que incluían varios millones de euros para gastar en viajes, reuniones, abogados y transacciones que se repartirían entre todas las partes implicadas. “Creo que cerró en 2010, no estoy seguro”, explica una fuente cercana al proyecto. “Las empresas españolas pagaron algo. Los costes no fueron muy desorbitados”. Otras fuentes cercanas a las empresas implicadas afirman que los costes ascendieron a 16 millones de euros.

Algunas de las empresas españolas implicadas en el proyecto reconocen su compromiso inicial, pero ninguna de las consultadas para este diario aportó la cifra que se abonó cuando finalmente se cerró el fondo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here