miércoles, junio 12, 2024
InicioEconomyProductos europeos en juego en la Guerra del Agua Española

Productos europeos en juego en la Guerra del Agua Española

Este artículo ha sido revisado de acuerdo con Science X’s proceso de edición
Y Políticas.
editores Resalta los siguientes atributos mientras aseguras la credibilidad del contenido:

Revisión de hechos

Agencia de noticias respetada

Corrección de pruebas

La mitad de las exportaciones de frutas y hortalizas de España se riegan mediante transferencias masivas de agua del río Tajo, cientos de kilómetros al norte.

La ensalada y la sandía del agricultor español Juan Francisco Abelaneda llenan los estantes de las tiendas europeas en invierno y verano. Pero tal vez no por mucho más tiempo.

El grifo que convirtió el árido semidesierto del sureste de España en la huerta de Europa puede estar a punto de cerrarse, amenazando las granjas intensivas que alimentan a la mayor parte del continente.

España es el mayor productor de frutas y verduras de la UE y casi la mitad de sus exportaciones son cultivadas por agricultores como Abellaneda, cultivos regados por transferencias masivas de agua del río Tajo cientos de kilómetros al norte.

Pero con el cambio climático golpeando duramente a España y tres cuartas partes del país en riesgo de desertificación, el gobierno decidió limitar el flujo de aguas menguantes desde el Tajo hacia el sureste del Levante.

El río más largo de la Península Ibérica ha descendido de forma tan peligrosa que en algunos lugares es posible cruzar su cauce seco a pie en verano.

Al igual que la reducción del Nilo en Egipto y el Tigris en Irak, el derecho a extraer agua de las aguas del río Tajo, que cruza a Portugal antes de desembocar en el Océano Atlántico, se ha convertido en una patata caliente política.

El debate se calienta en el período previo a las elecciones autonómicas a finales de este mes, con la agricultura intensiva que es uno de los pilares de la economía de España que está siendo cuestionada.

“Necesitamos agua (del río Tajo)”, dijo Abellaneda. “Si nos la quitan, aquí no habrá más que desierto”.

Mapa de España que muestra la ruta del agua transportada desde el río Tajo hacia el sureste donde se utiliza para regar los cultivos de frutas y hortalizas que se venden en toda Europa.

“¿De qué vamos a vivir?”

El hombre de 47 años lanzaba obsesivamente las barrenas polvorientas de brócoli que crece en 300 hectáreas (740 acres) cerca de Murcia.

A pesar de otra primavera anormalmente cálida y seca, la granja que él y sus hermanos administran está prosperando y exporta 3000 toneladas de frutas y verduras al año.

En tiempos de su padre y su abuelo, Murcia era una de las zonas más pobres de España, tierra de agricultores de subsistencia. Los invernaderos de alta tecnología y los almacenes de almacenamiento ahora se extienden hasta el horizonte.

READ  Los ingresos del turismo español marcan récord en 2023 | Viajar

“Si no nos traen agua, ¿de qué vamos a vivir?”. preguntó Abellaneda, miembro fundador de la Cooperativa Dolores, que emplea a 700 personas.

No quiere hacer retroceder el reloj y teme la pérdida generalizada de puestos de trabajo si pierden agua.

“La región es una de las más secas” de España, sin suficiente agua propia para la agricultura intensiva, dijo Domingo Baeza, profesor de ecología fluvial en la Universidad Autónoma de Madrid.

Para hacer que el auge del sudeste fuera tan seco, España comenzó la construcción del gigantesco proyecto de conducción de agua Tajo Segura bajo el dictador del general Franco en 1960. Se necesitaron casi 20 años para completar 300 kilómetros de canales, túneles, acueductos y embalses, trayendo miles de millones de litros de las aguas desde el sur del Tajo hasta la cuenca del Segura entre Murcia y Andalucía.

Una vez aclamado como un modelo a seguir en el manejo de la sequía, ahora se le acusa de empeorarla.

También ha convertido a la región de Levante, que incluye las provincias secas de Murcia, Alicante y Almería, en el centro hortícola más grande de Europa, empleando a 100.000 personas en empresas que generan más de 3.000 millones de euros (3.300 millones de dólares) al año.

El gigantesco proyecto de conducción de agua Tajo-Segura comenzó en 1960 y tardó casi 20 años en completarse.

los ríos se secan

Pero hoy ‘la corona sufre’, dijo Baeza. ‘Se ha deteriorado en muchos lugares… porque hemos superado con creces su capacidad (con) la expansión descontrolada de las tierras que riega’.

Desde que se construyó el proyecto de transporte, la temperatura media en España ha aumentado 1,3 grados centígrados (más de 2 grados Fahrenheit), según el Servicio Meteorológico Español.

El gobierno español estima que el caudal del río Tajo cayó un 12 por ciento en el mismo período y podría caer hasta un 40 por ciento para 2050.

Las olas de calor extremas de los últimos años, a veces muy temprano en el año, con temperaturas registradas nuevamente la semana pasada, han secado ríos y embalses y provocado cortes de agua.

“El calentamiento global ha cambiado las cosas”, dijo Julio Barrea de Greenpeace. El transporte “ya no funciona” para España. Insistió: “La gente del Tajo necesita agua (que se está perdiendo en las granjas del sureste) para sobrevivir”.

READ  Blum Energy se asocia para atender los mercados español y portugués

En la región central de Castilla-La Mancha, donde las aguas del Tajo son arrastradas hacia el sur, los efectos de perder tanta agua son visibles desde hace años.

“Nuestra tierra ha sido sacrificada”, declaró Borja Castro, alcalde socialista de Alcocer, un pueblo cercano a los embalses de Intrepinas y Buendía, cuyas aguas se bombean hacia el sureste.

Conocido como el “Mar de Castilla” por los lagos artificiales creados por la presa del Tajo en la década de 1950, solía atraer a muchos turistas que venían los fines de semana a nadar, navegar y comer en sus restaurantes.

“Era muy animado”, recuerda el padre de Borja, Carlos Castro, de 65 años, señalando las ruinas de un café cerca de donde solía nadar cuando era adolescente. Ahora “es como un desierto”, suspiró.

La batalla política por el agua en el período previo a las elecciones de este mes ha creado algunos extraños compañeros.

‘La seguridad alimentaria está en peligro’

Las playas donde los turistas solían descansar se han ido con el agua del lago ahora decenas de metros más profunda que donde alguna vez estuvo.

“Todo paró cuando empezó el maldito transporte de agua”, dijo el alcalde Castro, quien quiere pararlo por completo. “Con nuestra agua sin negocios, empleos y parte de nuestra población.

“Convirtieron a Levante en un jardín europeo, pero con agua que venía de otro lado. Es una locura”.

Madrid quiere reducir en un tercio los trasvases de agua -salvo en épocas de lluvias intensas- para subir el nivel del Tajo.

Pero sin esta agua, el sureste no podrá mantener una agricultura moderna y competitiva, lo que podría poner en peligro la seguridad alimentaria de Europa, advirtió a Asaga Alfonso Gálvez, presidente de la Unión de Agricultores.

El grupo de presión de agricultores SCRATS dijo que la tala podría provocar el abandono de 12.200 hectáreas de tierra cultivable. Dijo que el coste económico también sería enorme, ascendiendo a 137 millones de euros anuales, con 15.000 puestos de trabajo perdidos.

es indefendible

La batalla política por el agua en el período previo a las elecciones de este mes ha creado algunos extraños compañeros.

El derecho a extraer de las aguas del río Tajo, que cruza a Portugal antes de desembocar en el océano Atlántico, se ha convertido en una patata caliente política.

La región de Valencia en el este, controlada por los socialistas, se ha aliado con la Murcia del PP, dirigida por los conservadores, para tratar de detener cualquier recorte. Mientras tanto, la socialista Castilla-La Mancha apoya el decreto del gobierno con la ayuda de la derecha local.

READ  Noticias de Negocios | Nuestra posición es coherente con la del G7 sobre la condena de Rusia en el comunicado del G20: Ministro español

El gobierno de izquierda del primer ministro Pedro Sánchez dijo que no tenía más remedio que cortar el flujo para cumplir con las sentencias del Tribunal Supremo español y las normas ambientales de la UE que exigen esquemas de protección para las cuencas hidrográficas.

La ministra de Transición Ambiental, Teresa Ribera, dijo que la decisión se basó en “el mejor conocimiento científico posible” y prometió más dinero para desarrollar otras fuentes de agua.

El gobierno está interesado en la desalinización, que ya está en marcha en Levante, pero a una escala relativamente pequeña.

Pero muchos agricultores no están convencidos. Gálvez dijo que el agua desalada carece de nutrientes y tiene un “impacto ambiental enorme porque “se necesita mucha electricidad para producirla” además de sus efectos perjudiciales sobre el ecosistema marino.

El presidente conservador de la Región de Murcia, Fernando López Meras, se muestra igualmente escéptico. Dijo que los costos eran prohibitivos, de tres a cuatro veces más que transportar agua desde el Tajo. “Están hablando de un precio de alrededor de 1,4 euros el litro. ¡Ese es el precio de la gasolina!”.

Dijo que los agricultores tenían derecho al agua porque la constitución establecía que “el agua de España es de todos los españoles”. Las plantas desalinizadoras eran, en el mejor de los casos, una ayuda más que una fuente de agua “alternativa”.

Para los ecologistas, hay que repensar todo el modelo agrícola español. “La agricultura usa más del 80 por ciento del agua dulce en España… no se puede conservar”, dijo Parrilla de Greenpeace.

Dijo que debe haber una reducción significativa en la cantidad de tierra dedicada a la agricultura intensiva si España quiere evitar el desastre. “España no puede ser el jardín de Europa si nuestras aguas son cada vez más escasas”.

Adelaida Cabello
Adelaida Cabello
"Amante de los viajes. Pionero de Twitter. Ávido gurú de la televisión. Aficionado a Internet galardonado".
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Most Popular

Recent Comments