Segio Ramos y Lio Messi: de rivales a posibles compañeros

Una imagen que mostrara juntos a Sergio Ramos y Lionel Messi jugando en el mismo equipo era algo que podía existir únicamente en la mente de algún fanático o amante del fútbol. Ni siquiera eso, porque a nadie le interesaba imaginárselos vistiendo la misma casaca. Era juntar dos opuestos que no tenían necesidad de unirse porque ambos representaban, cada uno desde su vereda, rivalidad futbolística.

Evidentemente el mundo de la pelota tenía otros planes muy distintos al que cualquiera podría haber pensado. Se encargó de escribir un libreto cinematográfico que fuera digno de arrimar dos estrellas históricas. Porque, si el español y el argentino irían a golpear hacia el mismo lado, no podía ser en un contexto sencillo, austero, de perfil bajo. Ni la “Pulga” ni Sergio Ramos merecían algo silencioso.

Así que tuvo que ser París. La ciudad de la luz, eterna, histórica, romántica y, hace algunos años, de alto vuelo futbolístico fue la sede que la historia quiso para reunir a dos jugadores únicos. Los llamó, los sentó, los miró a los ojos y les hizo saber que, a partir de ahora, ambos defenderían el mismo escudo, mirarían el mismo arco, se cuidarían la espalda mutuamente. Leo dejaría los trazos blaugranas y Sergio Ramos se quitaría el blanco merengue: el PSG sería su nueva casa.

Poder económico

Fue una jugada magistral la que llevó adelante el club francés. 

La institución de la que es dueño el empresario qatarí Nasser bin Ghanim Al-Khelafi se ha vuelto en los últimos años un emblema del fútbol de la riqueza. Con exorbitantes sumas de dinero, el PSG es hoy sinónimo de superestrellas futbolísticas que llegan a Francia tentados por suculentas sumas económicas.

Es que el club ha dado un salto presupuestario muy grande desde que Al-Khelafi, cuya fortuna ronda los 16 mil millones de dólares, es su dueño. 

En 2011, la empresa Qatar Investment Authority compró la institución parisina y el qatarí se puso al frente. Desde entonces, el PSG ha desembolsado mucho dinero para reconstruir su identidad. No solo a nivel infraestructura, sino también en la inversión de jugadores de alto nivel. Sergio Ramos es uno de ellos, pero no el único.

READ  EstrellaTV KMPX-29 actualiza el horario de transmisión del FC Dallas en español

Al repasar los antecedentes de la institución “blue” en el mercado futbolístico, figuran grandes movimientos que sacudieron el tablero. Si se toma un periodo desde 2011 hasta la actualidad, los parisinos llevan invertidos más de 1300 millones de euros; una suma impensada hasta por algunos de los equipos más poderosos del mundo pertenecientes a ligas pudientes como la inglesa o la italiana.

Entre las adquisiciones más recordadas está la de Kylian Mbappé (por 145 millones), el uruguayo Edinson Cavani (64 millones), el argentino Angel Di María (63), el marroquí Achraf Hakimi (60), y por último, la más costosa de la historia de este deporte: el brasileño Neymar Jr, traído por 222 millones de dólares.

Equipo de estrellas

Luego de leer estos nombres suena lógico preguntarse: ¿y Lionel Messi, el mejor jugador de todos los tiempos? 

Lo cierto es que el astro sudamericano no ha salido un solo centavo. Es que Leo, en una insólita operación, quedó libre del Barcelona. Frente a esto, el PSG no perdió el tiempo y se acercó con su oferta. De esta manera inesperada, increíble y prometedora, el argentino jugará con Sergio Ramos, quien había arribado al club francés a principios de julio.

Es así que el DT Mauricio Pochettino posee la plantilla “blue”, que es verdaderamente un Dream Team. Di María, Mbappé, Paredes, Draxler, Marquinhos, Kimpembé, Neymar, Navas, y los dos refuerzos traídos de La Liga mencionados anteriormente.

Una cosa es segura: ver al ex Barcelona centrando para que el ex Madrid entre al área a conectar un cabezazo, yendo los dos a festejar el mismo gol, es algo que cualquier fanático espera ver. Una imagen inimaginable, pero que el mundo de la pelota tenía preparada.

 

READ  Kevin Durant lleva a Estados Unidos a las semifinales de baloncesto en los Juegos Olímpicos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here