Solo unas pocas empresas muestran que están listas para las reglas verdes de la UE

Menos de diez de casi 12.000 empresas elegibles demostraron que estaban listas para cumplir con las nuevas reglas de informes ecológicos que entraron en vigor en Europa a principios de año, dijo un importante grupo de representantes empresariales.

El Junta de conferenciasel club de membresía para grandes empresas con sede en EE. UU., advirtió que la mayoría de las empresas europeas que había analizado podrían no proporcionar datos al final de su año financiero sobre el gasto de capital en temas clave como la energía renovable.

Las reglas de la UE que entraron en vigencia este año requerían que cualquier empresa cotizada con más de 500 empleados publicara el porcentaje de ingresos, gastos de capital y costos operativos de las actividades cubiertas por la taxonomía verde, un sistema de clasificación que define las actividades «ambientalmente sostenibles» en línea. con los objetivos de cambio climático del bloque.

Las instituciones financieras deben informar sobre qué parte de su cartera cumple con ese sistema.

La evaluación global realizada para el grupo empresarial mostró que «solo un puñado» había publicado auditorías de taxonomía, incluidas Accionauna empresa española de infraestructuras.

Había una ignorancia generalizada entre los miembros, dijo Anuj Saush, líder del centro de gobernanza y sostenibilidad de la Conference Board, y estaba enviando a casi 200 miembros un informe sobre cómo cumplir.

“La mayoría simplemente no conoce la taxonomía. Y entre aquellos que son conscientes, existe la percepción de que esto es algo que solo deben hacer los inversores y los administradores de activos. Pero es para todas las empresas”, dijo.

READ  Francisco Fernandes inicia el próximo capítulo

China, Japón, Sudáfrica, Canadá, el Reino Unido, Malasia y Singapur también estaban desarrollando sus propias taxonomías, señaló Saush. “Podría haber múltiples estándares de informes diferentes en diferentes jurisdicciones. Se necesita un equipo dedicado para gestionarlo”.

El objetivo de las reglas de informes es reducir el “lavado verde” al establecer estándares para lo que es sostenible y permitir que los prestamistas e inversores identifiquen de manera confiable a las empresas que están reduciendo su riesgo de cambio climático.

Las normas de la UE cubren seis objetivos medioambientales. Estos incluyen la adaptación al cambio climático, el uso sostenible del agua y la prevención de la contaminación. Si una actividad cumple con los criterios y contribuye a estos objetivos, puede clasificarse como cumplidora.

Todavía no existen sanciones por incumplimiento, pero las empresas que no lo hagan podrían tener más dificultades para atraer financiamiento.

La directiva de la UE se aplica a unas 11.700 grandes empresas, incluidos bancos, compañías de seguros y empresas de interés público. La encuesta del Conference Board, en colaboración con Sustainalytics, una firma de calificación de investigación, encontró que entre las razones clave de la falta de preparación se encontraban los retrasos en la legislación.

“Las empresas solo tuvieron seis meses para prepararse desde que se publicaron las reglas”, dijo Anne Schoemaker de Sustainalytics, y señaló que también había falta de claridad.

“Cuando miras de cerca, hay mucha ambigüedad en las reglas. Las empresas harán las cosas de manera diferente, los proveedores de datos harán las cosas de manera diferente y los auditores tendrán sus propias interpretaciones”.

Para este año, las empresas solo tienen que declarar la proporción de sus actividades que tienen lugar en campos relacionados con la taxonomía. En el próximo año, deberán clasificar qué tan alineados están con él.

READ  Último: ONU dice que COVID es peor este año para los países pobres | Acción

“Una empresa de cemento probablemente tendrá el 90 por ciento de sus actividades elegibles pero cero por ciento alineadas”, explicó Schoemaker, refiriéndose a la proporción del negocio de cemento que estaría cubierto por las reglas versus aquellos que contarían como sostenibles.

La mayoría de las empresas evaluadas hasta ahora tenían menos del 10 por ciento de sus ingresos asociados con actividades cubiertas por la taxonomía, estimó. Solo el 15 por ciento tenía ingresos, gastos de capital o gastos operativos alineados con objetivos ecológicos.

La taxonomía todavía está evolucionando. La UE está debatiendo si clasificar la inversión en energía nuclear y energía de gas más limpia como sostenible. La Comisión Europea ha optado por incluirlos como verdes después de un impulso de Francia y Alemania, lo que llevó a Austria y Luxemburgo a amenazar con emprender acciones legales.

El año pasado, la Comisión presentó una directiva sobre informes de sostenibilidad corporativa que extendería los informes de taxonomía a las grandes empresas privadas y a las más pequeñas que cotizan en bolsa, lo que requeriría una auditoría independiente del informe y obligaría a etiquetar la información digitalmente para que sea legible por máquina, lo que permitiría que las bases de datos de toda la UE ser construido.

“Será un costo recurrente”, dijo Saush. “Los estándares serán revisados ​​cada tres años en la UE. Cada empresa afectada necesita un equipo dedicado a esto ahora”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here