Votación accidental de la reforma laboral en España permite presionar al Parlamento

El gobierno liderado por los socialistas de España ha logrado uno de sus mayores objetivos políticos después de que una sola votación del parlamento aprobara erróneamente reformas laborales que son una condición para la ayuda del fondo de recuperación del coronavirus de 800.000 millones de euros de la Unión Europea.

Estas medidas tienen como objetivo reducir la proporción de la mano de obra española con contratos temporales, que actualmente ronda el 25 por ciento, el nivel más alto del bloque hasta la fecha.

Y aunque en diciembre se acordó una reforma laboral con organizaciones empresariales y sindicatos después de meses de negociaciones, el gobierno no pudo construir una mayoría parlamentaria estable para las elecciones del jueves.

En cambio, el grupo inestable de partidos que ha apoyado al primer ministro Pedro Sánchez durante los últimos dos años se ha fracturado, lo que llevó al gobierno a apelar a los votos centristas para acumular una mayoría más baja.

Y en escenas de confusión, la medida fue aprobada por 175 votos contra 174 luego de que el presidente de la Cámara lo declarara inicialmente derrotado. La legislación se aprobó solo porque un miembro del Partido Popular, la oposición de centro-derecha, pareció apoyar la medida por error y no se le permitió cambiar su voto.

El Partido Popular acusó a la líder de la cámara, la socialista Meritxel Patt, de fraude electoral, culpó al sistema de TI del parlamento por el error y dijo que «presentaría todas las denuncias necesarias para lograr justicia».

Un fracaso en el proyecto de ley habría sido devastador para la administración de Sánchez.

READ  Los líderes mundiales y los gigantes tecnológicos pesan sobre el histórico acuerdo fiscal del G7

“Esta es la reforma estructural más importante de este parlamento”, dijo Pablo Simón, profesor de política en la Universidad Carlos III de Madrid. Agregó que era más probable que la reforma continuara debido al acuerdo con empresas y sindicatos y porque en última instancia buscaba modificar, en lugar de anular, los cambios en el mercado laboral promulgados por un gobierno anterior de centroderecha hace una década.

El mercado laboral en España sigue siendo el mayor punto negro económico del país. Aunque el número de personas empleadas ha alcanzado un máximo histórico de 20 millones y el desempleo ha caído a su nivel más bajo desde antes de la crisis financiera, la tasa de desempleo del 13 por ciento y el desempleo juvenil del 30 por ciento son el doble del promedio de la UE.

Los partidarios de las medidas de 2012, que redujeron los salarios de la mano de obra excedente y dieron prioridad a las negociaciones de propiedad de la empresa sobre los acuerdos sectoriales, dicen que han agregado una resistencia muy necesaria al disfuncional mercado laboral español. Los críticos dicen que han empeorado la desigualdad. La promesa de abolir estas reglas fue una característica de la carta de 2019 que creó un gobierno de coalición minoritario de izquierda.

En lugar de abolir por completo las antiguas reglas, la nueva reforma empresarial se centra en gran medida en el pago de los contratos temporales, que en muchos casos serán limitados.

Con los partidos separatistas de izquierda catalán y vasco que normalmente apoyan a la administración de Sánchez objetando la medida, el partido centrista Ciudadanos y varias bancadas más pequeñas brindaron un apoyo decisivo en la votación del jueves.

READ  Estudiantes de Northwestern que estudian en el extranjero por primera vez desde marzo de 2020

Ciudadanos -que lucha por su existencia tras el desplome de las votaciones en las últimas elecciones- dice que hay que respetar el pacto con empresas y sindicatos.

Simon argumentó que aprobar la medida no solo ayudaría a asegurar los fondos de la UE de los que depende la estrategia política y económica del gobierno, sino que también reforzaría el intento socialista del primer ministro de reclamar el término medio.

Las subvenciones del Fondo de Recuperación de España de 70.000 millones de euros dependen oficialmente del cumplimiento de los criterios acordados con Bruselas. Habiendo recibido 10.000 millones de euros a fines del año pasado, el país debe solicitar la próxima entrega de 14.000 millones de euros antes de abril.

La reforma laboral fue negociada originalmente por Yolanda Díaz, la ministra de Trabajo comunista de España y potencial candidata a primera ministra en las próximas elecciones para la bancada radical de izquierda Podemos. Pero se resistió a tratar de reclutar a sus oponentes ideológicos en Ciudadanos para ayudar a aprobar el proyecto de ley.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here