Bisonte en España: riesgos de introducir especies ‘exóticas’ | Ciencia y Tecnología

De lejos, un pequeño bisonte puede pasar a otro ternero de una vaca común, pero lo que lleva Alberto Herrans es algo completamente diferente. Nació unos días antes que un toro bisonte que cría en La Perla, su finca en Copello, en la provincia española de Segovia. El ternero ha sufrido un ataque masivo de garrapatas y ahora Herranz le está frotando aceite de oliva para expulsar los insectos del estómago del animal. Herranz tiene doce ejemplares de bisonte europeo (Bono de bisonte), el único miembro de megafauna con el bisonte americano que sobrevivió a la extinción de la Gran Edad del Hielo, y cuya introducción en España despertó la preocupación de varios científicos eminentes.

Herranz, agricultor y empresario, pertenece a un movimiento que tiene como objetivo ayudar a la reconstrucción de esta especie en España después de que prácticamente desapareciera del planeta a principios del siglo XX. Con este fin, trajo a sus dos primeros bisontes adultos de Polonia en 2017. Después de años de planes de recuperación en otros países, el bisonte europeo ahora figura en la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) como ‘Casi Amenazado’ en lugar de ‘ Casi amenazado ‘en lugar de’ Casi amenazado ‘. Vulnerable “. En 2019, 2.518 especímenes adultos vivían en estado salvaje en 10 países del norte de Europa, principalmente Polonia, Rusia y Bielorrusia.

En España, que no está en esa lista de 10 países, hay unos 100 bisontes europeos que viven en decenas de fincas valladas como Herranz en las comunidades de Valencia, Castilla y León y Andalucía, según el veterinario Fernando Morán, que dirige la asociación. . Se llama Centro Europeo para la Conservación del Bisonte en España. Morán está involucrado en prácticamente todos los transportes de estos animales, que en su mayoría proceden de Polonia con la llegada de las primeras muestras en 2010. El último traslado a finales de 2020 incluyó 18 muestras liberadas en El Encinarejo, un coto de caza en la provincia de Jaén, cerca el Parque Natural de la Sierra de Andojar.

Alberto Herrans lleva un becerro enfermo e infestado de garrapatas en su finca de Copello (Segovia).Víctor Sainz

Moran explica que Project Geant es la iniciativa más importante actualmente en curso. Pero también es el que ha provocado la mayor oposición científica. Doce reconocidos expertos se opusieron a la transferencia, que definieron como “la introducción de una especie exótica en un ecosistema mediterráneo que no tiene registros históricos documentados de su existencia”. Así lo constataba una de las dos cartas enviadas a la Junta de Andalucía, a la que tuvo acceso EL PAÍS. Entre los firmantes se encuentra Miguel Delibes de Castro, exdirector de la Estación Biológica de Doñana. Concepción Azurite Casas, Catedrática de Zoología, Universidad de Jaén; Miguel Angel Simon, ex director del exitoso proyecto de restauración del lince ibérico; y Carlos Fernández Delgado, Doctor en Biología y Catedrático de la Universidad de Córdoba.

READ  El salto récord en la fabricación impulsa los mercados de Reino Unido, EE.UU. y la Eurozona | Sector de manufactura

Este grupo de 12 expertos destaca que la legislación de la UE obliga a España a proteger “los hábitats y especies asociados a los ecosistemas mediterráneos” y advierte que la especie supone un “peligro potencial para estas especies por sus elevadas necesidades nutricionales como gran herbívoro”. Los científicos han pedido que se detenga un proyecto que califican de “inapropiado” hasta que “sus potenciales repercusiones puedan ser analizadas por los organismos obligatorios de participación científica y social”. Sin embargo, las autoridades andaluzas no respondieron a sus solicitudes.

Mientras tanto, Moran dice que lo más lejos que ha llegado el proyecto hasta ahora es en Andujar, donde el gobierno regional de Andalucía ha reconocido que la introducción de los animales en un área vallada es parte de un programa para restaurar especies en peligro de extinción. Sin embargo, la licencia oficial para mantenerlos allí define el lugar como “núcleo animal”, un término que se usa para los refugios, centros de cría, tiendas de mascotas y cualquier otro lugar que contenga animales. El bisonte llegó a España como ganado habitual y, por tanto, debe someterse a los correspondientes exámenes veterinarios.

Una manada de bisontes en la finca de Alberto Herrans.
Una manada de bisontes en la finca de Alberto Herrans. Víctor Sainz

Moran dice que planea pedir al gobierno regional de Andalucía a finales de este año que cambie la clasificación del proyecto para que sea reconocido oficialmente como una “introducción benigna”. Este término se refiere a la creación de una población viable de especies en peligro de extinción en un área que no es compatible con su hábitat natural. La petición de cambio irá acompañada de un informe del equipo de Morán sobre el impacto del proyecto durante los primeros 12 meses en la flora y fauna local, que deberá ser neutral o positivo para que su plan avance.

Sin embargo, Azurite no cree que sea posible notar el efecto negativo total del experimento dentro de un año. Insiste en que “el bisonte sigue siendo una especie exótica cuyos cuernos de zapato están aquí”. Simon, por su parte, señala que la finca de 1.000 hectáreas en la Sierra de Andojar, donde ahora deambulan varios bisontes, también alberga al lince ibérico y advierte del potencial impacto del “pisoteo de bisontes en las madrigueras de los conejos, el principal foco de atención”. de alimento para gatos en peligro de extinción ”. Y añade:“ Ya existen estudios que documentan el efecto de los ciervos que pesan mucho menos que el bisonte ”. Pero, además de estas consideraciones, todos los expertos en contra de la introducción de este animal en España que fueron consultados por EL PAS utilizan el mismo argumento: el bisonte europeo no era originario de la península ibérica.

Debate de 1000 años

En los últimos 10 años, la liberación de ejemplares o el nacimiento de terneros entre los aproximadamente diez proyectos activos ha ido acompañada de titulares que anuncian el “regreso” del bisonte a Segovia, Extremadura, León y Andalucía después de 10.000 años. Se han aportado como prueba los animales representados en las pinturas rupestres prehistóricas de Altamira en Cantabria. Pero la ciencia ha dejado en claro que esos animales representados en Altamira y otras cuevas del país no podían ser un bisonte europeo, sino una especie diferente, el bisonte de la estepa (Bisonte brisco), que desapareció de la península hace 12.000 años y se extinguió en todo el mundo después de 6.000 años. Este hecho fue reconocido por la UICN, que afirma que “hallazgos paleontológicos y arqueológicos” indican que las especies europeas no estaban presentes en la Península Ibérica.

READ  Eco Wave Power ha sido seleccionada para proyectos de aceleración en España y Reino Unido
Dibujos prehistóricos de bisontes en la cueva de Altamira en Cantabria.
Dibujos prehistóricos de bisontes en la cueva de Altamira en Cantabria.

El zoólogo y experto en historia de la fauna ibérica, Carlos Norris, también consideró “un disparate” introducir el bisonte europeo en España y convertirlo en estado salvaje en un lugar que no supo colonizar de forma natural. “En los 90 siglos desde que aparecieron los primeros ejemplares y empezaron a extenderse por Europa, nunca han llegado a la península mediterránea”, dice Norse, que consulta a más de 20 expertos de todo el país desde su base en la Universidad de Oviedo. lanzado en España.

Al otro lado de la valla está Benigno Varelas, un conocido periodista y escritor medioambiental, que vincula la introducción del bisonte europeo a la restauración de zonas despobladas en la España rural. “En lugar de reactivar las operaciones ganaderas a las que ningún joven querría regresar, este herbívoro podría ayudar a atraer el turismo y crear empleos”, dice. Es el mismo argumento que presentó en su último libro, Recuperando lo salvaje: el bisonte ibérico. Varillas afirma que la introducción de este animal podría ayudar a prevenir incendios forestales en las vastas extensiones de campo plagado de matorrales.

El naturalista apoya la liberación de especímenes en áreas montañosas así como en interiores, como parte de un programa de recuperación. Sostiene que España tendrá capacidad para albergar alrededor de 3.000 animales y que se creará empleo. Pero para llegar a este punto, se debe implementar una reforma importante. Es decir, que Bison bonasus está incluido en la lista de especies extintas en el medio natural de España, lo que permite introducir en el medio silvestre ejemplares de otras partes del mundo.

Alberto Hearns alimentando a su rebaño.
Alberto Hearns alimentando a su rebaño.Víctor Sainz

En 2017 y 2020, los defensores de estos proyectos de recuperación intentaron dos veces persuadir al gobierno central para que incluyera al bisonte europeo en la lista de especies silvestres bajo protección especial en España para despejar el camino para su liberación en la naturaleza. Moran dice que su última petición para incluir al bisonte europeo cuenta con el respaldo de un centenar de científicos y expertos. Muchos de los firmantes son miembros del Proyecto Europeo de restauración de esta especie y del Comité del Bisonte de la UICN, pero también hay otros destacados científicos españoles, como Juan José Negro, otro ex director de la Estación Biológica de Doñana, que apoya la clasificación de esta especie tan salvaje en España. “Se les trata como ganado, cuando son animales salvajes que se estresan cuando están sujetos a controles sanitarios obligatorios”, explica.

READ  Castlelake adquiere participación en la plataforma hotelera española Millennium Hotels Real Estate

Sin embargo, las peticiones para cambiar el estado del bisonte europeo se encontraron con objeciones del comité científico que asesora al gobierno central sobre el establecimiento de la lista de especies en peligro de extinción. José Luis Yella García, Catedrático de Zoología y Conservación Biológica de la Universidad de Castilla-La Mancha, es uno de los 19 miembros de este órgano consultivo. Señala que hasta el momento no se han encontrado restos en la Península Ibérica que correspondan al bisonte europeo, a diferencia del caso del bisonte estepario. Pero incluso si se han encontrado restos hace 12.000 años, como en el caso del bisonte de la estepa, “el paisaje de la península ha cambiado radicalmente por el clima y la actividad humana”, dice. En otras palabras, es una casa completamente diferente.

Las regiones de Europa en las que vivió esta especie hasta su desaparición real en el siglo XIX y principios del XX fueron los bosques de Polonia y Bielorrusia. “No creo que las condiciones sean las adecuadas para este tipo en Lyon o Jaén”, añade Yella, mientras que Simon, el exdirector del programa Lynx, va más allá: “En Jaén, ya hacía 40 grados centígrados esta semana y no ha llovido en un mes, lo hará Están quemados ”, dice. Mientras tanto, Azurite lo expresa de esta manera: “Vemos animales del sur que vienen a la península debido al calentamiento global, ¿y ahora vamos a traer bisontes de Polonia?” El zoólogo nórdico cree que el problema es “ético”. “Este animal no está adaptado al clima de la península”, dice.

Una hembra de bisonte europeo con un ternero, en un campo cubierto de nieve en el Parque Nacional de Bialowieza en Polonia.
Una hembra de bisonte europeo con un ternero, en un campo cubierto de nieve en el Parque Nacional de Bialowieza en Polonia. Robert Kanis / robertharding vía AFP

Herranz cree que sus animales se han adaptado bien a las condiciones de su propiedad, que se encuentra en las estribaciones de la sierra de Guadarrama, aunque admite que son los más felices en invierno. “¡Deberías ver cómo ruedan en la nieve!” Él dice.

Como amante de los animales, Herranz estaba ansioso por unirse a un proyecto para conservar el bisonte, el mamífero terrestre más grande de Europa. Es dueño de un rancho de caballos y un rancho de peleas de pit bull y ofrece recorridos para ver bisontes y otros animales. A excepción de la ayuda que recibió del gobierno polaco para transportar a los animales, dice que no tiene financiación pública para el bienestar de los animales.

Mientras tanto, señala Moran, la falta de financiamiento público significa que cuando su asociación considera un proyecto que les presenta un particular, evalúan si la especie producirá un retorno económico. En el caso del Bisonte, el retorno vendrá del ecoturismo ya que muchas propiedades cuentan con visitas guiadas. Morán también avala una futura actividad cinegética relacionada con el bisonte, pero solo si se trata de una caza de conservación con uso de carne.

Versión inglesa por Heather Galloway.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here