Brasil y Argentina inician preparativos para moneda única

Esta semana, Brasil y Argentina anunciarán el inicio de los trabajos preparatorios de una moneda común, en un movimiento que eventualmente podría conducir a la creación del segundo bloque monetario más grande del mundo.

Las dos economías más grandes de América del Sur discutirán el plan en una cumbre en Buenos Aires esta semana e invitarán a otros países latinoamericanos a unirse.

El enfoque inicial será cómo una nueva moneda, que Brasil propone llamar «sur» (el sur), podría impulsar el comercio regional y reducir la dependencia del dólar estadounidense, dijeron funcionarios al Financial Times. Inicialmente correrá paralelo al real brasileño y al peso argentino.

«Habrá una… decisión de comenzar a estudiar los parámetros necesarios para una moneda común, que incluyen todo, desde cuestiones fiscales hasta el tamaño de la economía y el papel de los bancos centrales», dijo el ministro de Economía argentino, Sergio Massa, al Financial Times.

«Será un estudio de los mecanismos de integración comercial», agregó. “No quiero crear falsas expectativas… Es el primer paso de un largo camino que tiene que recorrer América Latina”.

Inicialmente un proyecto bilateral, la iniciativa se presentará a otros países de América Latina. «Son Argentina y Brasil los que reclaman el resto de la región», dijo el ministro argentino.

El Financial Times estima que una unión monetaria que cubra la totalidad de América Latina representaría alrededor del 5 por ciento del PIB mundial. El euro, la unión monetaria más grande del mundo, representa alrededor del 14 por ciento del PIB mundial cuando se mide en dólares.

Incluir otros bloques de moneda franco CFA Utilizado por algunos países africanos y vinculado al euro y al dólar del Caribe Oriental. Pero estos incluyen una porción mucho más pequeña de la producción económica mundial.

READ  Cómo Gameberry Labs creó una empresa internacional de juegos rentable

Es probable que el proyecto tarde muchos años en materializarse; Massa señaló que se necesitaron 35 años para crear el euro.

Se espera un anuncio oficial durante la visita del presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, a Argentina que comienza el domingo por la noche, el primer viaje al exterior del veterano desde que asumió el poder el 1 de enero.

Brasil y Argentina han discutido una moneda común durante los últimos años, pero las conversaciones se han estancado porque el banco central de Brasil se opone a la idea, dijo un funcionario cercano a las discusiones. Ahora que ambos países están gobernados por líderes de izquierda, hay aún más apoyo político.

Un portavoz del Ministerio de Hacienda de Brasil dijo que no tenía información sobre un grupo de trabajo sobre la moneda única. Señaló que el ministro de Hacienda, Fernando Haddad, lo tenía Co-autor de un artículo El año pasado, antes de asumir su trabajo actual, propuso una moneda digital común para América del Sur.

El comercio entre Brasil y Argentina está en auge, alcanzando los 26.400 millones de dólares en los primeros 11 meses del año pasado, casi un 21 % más que en el mismo período de 2021. Los dos países son la fuerza motriz del bloque comercial regional Mercosur, que incluye a Paraguay y Uruguay.

Los atractivos de la nueva moneda única son más evidentes para Argentina, con una inflación anual cercana al 100 por ciento a medida que el banco central imprime dinero para financiar el gasto. Durante los primeros tres años de gobierno del presidente Alberto Fernández, la cantidad de dinero público en circulación se cuadruplicó, según datos del banco central, y el billete de mayor valor llegó a valer menos de $3 en el tipo de cambio paralelo ampliamente utilizado.

READ  Los mejores hoteles en Madrid

Aún así, habrá inquietud en Brasil sobre la idea de vincular la economía más grande de América Latina a la de su vecino perpetuamente volátil. Argentina se ha aislado en gran medida de los mercados de deuda internacionales desde su incumplimiento en 2020 y aún debe más de $ 40 mil millones al Fondo Monetario Internacional de su rescate de 2018.

Lula se quedará en Argentina para una cumbre de la Asociación Latinoamericana y del Caribe (CELAC) de 33 países, que reunirá al nuevo grupo de líderes de izquierda de la región por primera vez desde que la ola electoral del año pasado hizo retroceder a la derecha.

Es probable que asista el presidente colombiano, Gustavo Petro, junto con el chileno Gabriel Boric y otras figuras más controvertidas, como el presidente socialista revolucionario de Venezuela, Nicolás Maduro, y el líder cubano, Miguel Díaz-Canel, dijeron las autoridades. El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, generalmente evita viajar al extranjero y no está programado para participar. El domingo se esperan protestas contra la presencia de Maduro en Buenos Aires.

El canciller argentino, Santiago Cafiero, dijo que la cumbre también apostará por una mayor integración regional, la defensa de la democracia y la lucha contra el cambio climático.

Sobre todo, dijo al Financial Times, la región necesita discutir qué tipo de desarrollo económico quiere en un momento en que el mundo tiene hambre de alimentos, petróleo y minerales latinoamericanos.

¿Proporcionará la región esto de una manera que cambie su economía? [solely] a un producto de materia prima o lo proporcionará de una manera que cree justicia social [by adding value]?,» Él dijo.

READ  Una startup que conduce hacia menos automóviles, noticias de inversión e historias destacadas.

Alfredo Serrano, un economista español que dirige el grupo de expertos político regional Celag en Buenos Aires, dijo que la cumbre discutirá cómo fortalecer las cadenas de valor regionales para aprovechar las oportunidades regionales, así como avanzar en una unión monetaria.

«Los mecanismos monetarios y cambiarios son cruciales», dijo. «Hay posibilidades hoy en América Latina, dadas sus economías fuertes, de encontrar herramientas alternativas a la dependencia del dólar. Este será un paso adelante muy importante».

Manuel Canelas, politólogo y exministro del gobierno boliviano, dijo que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, fundada en 2010 para ayudar a los gobiernos latinoamericanos y caribeños a coordinar políticas sin Estados Unidos o Canadá, era el único organismo de integración regional que Durante la última década, otros también se han quedado en el camino.

Sin embargo, los presidentes de izquierda en América Latina ahora enfrentan condiciones económicas globales más difíciles, políticas internas más complejas con muchos gobiernos de coalición y menos entusiasmo ciudadano por la integración regional.

Debido a esto, todos los pasos hacia la integración definitivamente serán más cuidadosos. . . El foco tendrá que estar de lleno en lograr resultados y mostrar por qué son beneficiosos”, advirtió.

Información adicional de Brian Harris en Sao Paulo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here