jueves, junio 20, 2024
InicioscienceLos patrones de genes que dan forma a nuestras elecciones de alimentos...

Los patrones de genes que dan forma a nuestras elecciones de alimentos han sido revelados

resumen: Los investigadores han identificado cerca de 500 genes que determinan nuestras preferencias alimentarias. Esta investigación destaca el papel de los genes en las vías sensoriales, como el gusto, el olfato y la textura, y su capacidad para alterar la respuesta del cerebro a la recompensa.

Usando el Biobanco del Reino Unido, el Estudio de Asociación de Escala de Fenómenos (PheWAS) reveló genes más directamente relacionados con la dieta que con cualquier factor de salud o estilo de vida. Estos descubrimientos podrían conducir a mejores recomendaciones dietéticas basadas en perfiles sensoriales genéticos.

Hechos clave:

  1. Los investigadores han identificado casi 500 genes que influyen en nuestras preferencias alimentarias, algunos de los cuales están vinculados a vías sensoriales que afectan el sabor, el olor y la textura.
  2. El estudio utilizó datos del biobanco del Reino Unido de 500.000 personas, lo que permitió a los investigadores realizar una prueba PheWAS a gran escala y descubrir las influencias genéticas en la dieta.
  3. Los genes identificados en este estudio se pueden utilizar para crear perfiles genéticos sensoriales, allanando el camino para las estrategias de microalimentación.

fuente: Asociación Dietética Americana

En uno de los primeros estudios a gran escala de genes relacionados con la dieta, los investigadores descubrieron casi 500 genes que parecen influir directamente en los alimentos que comemos.

Los hallazgos representan un paso importante hacia el uso de la genética de una persona para desarrollar estrategias nutricionales precisas que ayuden a mejorar la salud o prevenir enfermedades.

Esto indica diferentes alimentos.
El diseño de este estudio fue posible porque el biobanco del Reino Unido no solo contiene información genética detallada, sino también datos socioeconómicos y de salud detallados. Crédito: Noticias de neurociencia

“Algunos de los genes que identificamos están asociados con las vías sensoriales, incluidas las relacionadas con el sabor, el olfato y la textura, y también pueden aumentar la respuesta de recompensa en el cerebro”, dijo la líder del equipo de investigación, Joan Cole, profesora asistente en el Departamento de Informática Biomédica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado.

READ  Más de 3.300 lobos marinos han muerto en Chile por el virus de la gripe aviar H5N1

“Dado que algunos de estos genes pueden tener vías claras para influir en si a alguien le gusta o no la comida, podrían usarse para crear perfiles genéticos sensoriales para ajustar las recomendaciones dietéticas de una persona en función de los alimentos que les gusta comer”.

Para el estudio, los investigadores utilizaron el biobanco del Reino Unido, que contiene datos de 500.000 personas, para realizar un estudio de asociación de todo el fenómeno (PheWAS) que identificó genes asociados más fuertemente con la dieta que con cualquier otro factor de salud o estilo de vida.

Los estudios PheWAS se utilizan para encontrar asociaciones entre las variantes genéticas de interés y una variedad de rasgos y comportamientos humanos, incluida la ingesta dietética.

“Los alimentos que elegimos comer están muy influenciados por factores ambientales como nuestra cultura, estatus socioeconómico y acceso a los alimentos”, dijo Cole.

“Debido a que los genes juegan un papel mucho menor en la influencia de la ingesta dietética que todos los factores ambientales, necesitamos estudiar a cientos de miles de personas para detectar influencias genéticas entre los factores ambientales. Los datos necesarios para hacer esto no estaban disponibles hasta hace poco”.

Cole presentará los hallazgos en NUTRITION 2023, la reunión principal anual de la Asociación Dietética Estadounidense que se lleva a cabo del 22 al 25 de julio en Boston.

Uno de los desafíos en la identificación de genes relacionados con la dieta es que lo que la gente come está asociado con muchos otros factores, incluidos factores de salud como el colesterol alto o el peso corporal e incluso el nivel socioeconómico. En el nuevo trabajo, los investigadores aplicaron métodos computacionales para extrapolar los efectos directos de las variantes genéticas que afectan la dieta y separar esos efectos de los efectos indirectos, como aquellos en los que los genes afectan la diabetes y tener diabetes requiere que una persona coma menos azúcar.

READ  La oposición a Júpiter lo acercará a la Tierra en 59 años

El diseño de este estudio fue posible porque el biobanco del Reino Unido no solo contiene información genética detallada, sino también datos socioeconómicos y de salud detallados. Esto permitió a los investigadores probar las variantes genéticas individuales en busca de asociaciones con miles de rasgos y luego descartar las variantes genéticas indirectas que estaban estrechamente asociadas con otros factores, como la diabetes.

El análisis reveló alrededor de 300 genes directamente relacionados con el consumo de alimentos específicos y casi 200 genes relacionados con patrones dietéticos que agrupan diferentes alimentos, por ejemplo, comer pescado en general o consumir frutas.

“El estudio mostró que los patrones dietéticos tienden a tener influencias genéticas indirectas, lo que significa que están relacionados con muchos otros factores”, dijo Cole. “Esto muestra lo importante que es no estudiar los patrones dietéticos en el vacío, porque el efecto del patrón de alimentación en la salud humana puede estar mediado o confundido por otros factores”.

En el corto plazo, Cole está estudiando genes relacionados con la dieta recientemente identificados para comprender mejor su función mientras trabaja para identificar más genes que influyen directamente en las preferencias alimentarias.

Le gustaría llevar a cabo varias líneas de investigación compiladas basadas en estos hallazgos. Por ejemplo, está interesada en estudiar si usar la genética de una persona para adaptar el perfil de sabor de una dieta diseñada para perder peso puede mejorar la adherencia.

También puede ser posible utilizar estos nuevos conocimientos para personalizar los alimentos de acuerdo con las tendencias genéticas de una persona.

“Si sabemos que un gen que codifica los receptores olfativos en la nariz aumenta el amor de una persona por la fruta y mejora la respuesta de recompensa en el cerebro, los estudios moleculares de este receptor se pueden usar para identificar los compuestos naturales o sintéticos que se unen a él”, dijo Cole.

READ  Helicóptero de Marte vuelve a casa después de 63 días de silencio • The record

“Entonces, podemos ver si agregar uno de estos compuestos a los alimentos saludables hace que esos alimentos sean más atractivos para esa persona”.

Sobre esta noticia de investigación dietética y genética

autor: nancy lamontaña
fuente: Asociación Dietética Americana
comunicación: Nancy Lamontagne – Asociación Dietética Americana
imagen: Imagen acreditada a Neuroscience News

Búsqueda original: Los resultados se presentarán en NUTRITION 2023

Adelaida Cabello
Adelaida Cabello
"Amante de los viajes. Pionero de Twitter. Ávido gurú de la televisión. Aficionado a Internet galardonado".
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Most Popular

Recent Comments