Mohan: Informe de un estudio español sobre abuso sexual y prostitución en un pequeño refugio para inmigrantes | España

Se han denunciado casos de abuso sexual y prostitución en uno de los albergues para niños inmigrantes sin apoyo en la isla de Gran Canaria en las Islas Canarias de España, donde personas han presentado una denuncia anónima alegando ser trabajadoras.

La denuncia fue enviada en un correo electrónico a las autoridades locales del municipio de Mohan en el sur de la isla, calificándola de “abuso sexual reiterado” por parte de adultos dentro del recinto. También dijo que algunos de los menores bajo protección regional estaban involucrados en la prostitución “dentro y fuera” de instalaciones.

El informe también detalla el presunto “asalto físico y abuso persistente” de los trabajadores del centro y su mala salud. Según los informes, los episodios de “negligencia” han sido “perdonados y alentados” por miembros de los comités de gestión actuales y pasados, que “no han hecho nada para evitarlo”.

El tema de la atención a los menores desfavorecidos ha sido objeto de fricciones entre el gobierno central español y las autoridades regionales en las Islas Canarias frente a la costa occidental de África. Un nuevo aumento en la afluencia de inmigrantes a partir de 2019 ha obligado al gobierno español a abrir rápidamente más de 20 refugios administrados por organizaciones privadas. Santana ha dicho en varias ocasiones que las Islas Canarias están “superpobladas” con el reto de brindar una atención adecuada a los nuevos visitantes. En diciembre, Madrid liberó $ 10 millones en ayuda para cubrir parte del costo, que el gobierno de Canarias estima en $ 18 millones.

Esta no es la única parte de España que lucha con el repentino aumento de niños inmigrantes. A finales de mayo, en un operativo que generó una gran crisis diplomática entre Madrid y Rabat, unas 9.000 personas volaron desde Marruecos a la ciudad española de Ciota en dos días, incluidos 3.000 menores.

READ  Portugal llega a la etapa final de cierre y reapertura de la frontera terrestre con España
Posición de una de las habitaciones compartidas en Porto Bellow, fotografiada por el personal.

Este pequeño albergue se encuentra dentro del complejo de apartamentos Puerto Pello en la turística ciudad de Puerto Rico. La instalación está dirigida por una fundación llamada Respusta Social Cyclo XXI, que brinda seguridad a sus residentes, así como a unos 2.700 menores sin hogar que viven en las islas, al gobierno regional de Canarias.

Noym Chandana, jefe del departamento regional de derechos sociales, igualdad y asuntos de la juventud, recibió un correo electrónico anónimo el martes 31 de mayo, que dio lugar a una investigación interna con la confianza y la policía regional sobre las denuncias. “

Beatrice Sánchez, procuradora general del estado de Las Palmas, dijo que EL PAÍs había estado bajo investigación para ser interrogado desde febrero. Según denuncia anónima, varias habitaciones del interior del local sufrieron importantes daños materiales después de que algunos de los vecinos “se amotinaran perfectamente”. Unas semanas antes de que las cosas vuelvan a la normalidad, los menores se mantienen en “condiciones de vida suplementarias durante estos meses”.

Fuentes de la Agencia de Aplicación de la Ley de Defensa Civil dijeron que estaban verificando la exactitud de las acusaciones y que ningún trabajador había presentado aún una denuncia formal a la policía. Santana, la líder regional de derechos sociales, dijo que su departamento había estado insistiendo “durante varios meses” en que “no era ideal” utilizar campus de alojamiento turístico para menores desfavorecidos y que cerrarlos era “una prioridad”. Según estadísticas de su departamento, las instalaciones de Porto Fellow cuentan con 1221 personas, frente a las 170 de principios de 2021. El martes comenzó el traslado de 43 menores a otros campamentos.

READ  Presidente de Argentina COVID-19 | Noticias sobre la infección por el virus corona

Una denuncia anónima alega que a principios de marzo, varias minorías informaron a un comité de educación obrera que “dos usuarios del centro volvieron a enfatizar el acoso sexual”. Ambos “usuarios” fueron descritos como adultos, pero vivían en el campus. Una de las víctimas escapó al refugio, donde se desconoce su paradero. Sus compañeros de habitación dijeron que se fue “para evitar ser golpeado y torturado a manos de unos menores que se burlaban de su condición”.

Después de realizar su propia investigación, la Junta de Educación solicitó a los miembros de la junta turnos nocturnos reforzados para prevenir tales situaciones y los instó a presentar una denuncia formal a la policía. A pesar de las garantías de que así se haría, dijo, “La verdad es que hasta la fecha no se han presentado denuncias y no se han reforzado los turnos nocturnos. [assaulted] Minor no regresó y, aunque se informó a la gerencia de su paradero, no se hizo nada para ayudarlo. “

Versión en inglés proporcionada Susanna Urra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here