El Papa Francisco dice que morirá en Roma, no en Argentina

En una entrevista honesta de 2019 publicada el sábado, el Papa Francisco revela que se ve a sí mismo “muriendo como Papa” porque está en Roma, ya sea en servicio activo o retirado, y “No volveré a Argentina”.

En una entrevista con la declaración récord de Argentina, Nación, El Papa Francisco admite que estaba pensando en la muerte, pero dice que no le tenía miedo.

En contexto, la nota del Papa de que no debe regresar a Argentina significa que, como muchos han especulado, no regresará al final de su vida. Sin embargo, su renuencia a hacer un viaje nacional desde que fue elegido en 2013 significa que Francisco nunca regresará.

Francisco no se detuvo en Argentina en 2013, en su camino hacia o desde Brasil para la Jornada Mundial de la Juventud, lo que generó especulaciones sobre por qué el Papa no quería volver a casa y la pérdida de apoyo entre sus compatriotas argentinos que, según algunos encuestas, consideran la renuencia del Papa como una opción política.

Durante los últimos ocho años, Francis ha estado cruzando América Latina. Más allá de Guyana, los únicos países de América del Sur que aún no han visitado al primer papa del sur global son Uruguay, Venezuela y, por supuesto, la tierra de su país natal, Evida, Maradona y Che.

En un video filmado en 2016, dio una explicación muy clara de por qué no regresó, argumentando que el mundo es más grande que Argentina.

“No sabes cuánto deseo verte de nuevo. No puedo hacer eso el próximo año porque tenemos obligaciones con Asia y África, y el mundo es más grande que Argentina ”, dijo, refiriéndose a los viajes previstos para 2017.

READ  Claresa Shields: Definitivamente venceré a Savannah Marshall

El Papa dijo entonces que era argentino, que viajaba con pasaporte argentino y que consideraba al pueblo argentino como el suyo.

“Como pueblo, creo que ustedes son el mayor tesoro de nuestra patria”, dijo.

En una entrevista publicada el sábado, parte de un libro escrito por el periodista argentino Nelson Castro La salud del PapaCuando Francis era un jesuita de primer año, se sometió a una operación para extirpar quistes en los pulmones, de los que insistió que se había recuperado por completo. Dijo que si no lo hubiera publicado, la mayoría de los médicos que lo examinaron ni siquiera se habrían dado cuenta.

También habló de acudir a un psiquiatra cuando era el líder de los jesuitas en Argentina, que coincidió con el último golpe militar del país (1976-1983) y buscaba aliviar la ansiedad que sentía por encubrir lo que la gente quería. Moviéndolos por el ejército y en su coche, solo una manta cubierta.

Francis dijo que no era difícil consultar a un psicólogo porque creía que la psicología era “muy abierta” y que “un sacerdote necesita estudiar psicología humana”.

Sin embargo, el Papa no aprobó que un sacerdote actuara como terapeuta porque los personajes estaban tan confundidos que al sacerdote le resultaba difícil mantener la distancia adecuada.

El tratamiento es una gran parte de la vida en Argentina: hay una gran cantidad de psicólogos individuales en el mundo, 198 psicólogos por cada 100.000 habitantes, lo que es bastante diferente de los 34 psicólogos con licencia por cada 100.000 habitantes en los Estados Unidos.

READ  Marta Cardona anota otro gran tiro largo para España vs.México

Entre los diversos tipos de enfermedades neurológicas que puede desarrollar una persona – ansiedad, depresión, trastorno de reacción y estrés postraumático – él es el primero en sufrir, “Quiero hacer todo aquí y ahora. Por eso necesita aprender a reducir la velocidad. Debemos utilizar el famoso proverbio que se le dijo a Napoleón Bonaparte: “Adórrame con delicadeza, que tengo prisa”. “

“Reprimí la tensión”, dijo Francis. “Cuando me enfrento a una situación, o cuando tengo que lidiar con un problema que me preocupa, lo minimizo”.

“Tengo diferentes métodos para hacer esto”, dijo Pope. “Alguien le pregunta a Bach. Me calma y me ayuda a analizar mejor los problemas. A lo largo de los años, admito que he podido poner una barrera a la entrada de tensión en mi espíritu. Tomar decisiones en una situación tensa puede ser peligroso y perjudicial para mí. “

“También ocurre en la tragedia de no poder resolver un problema”, dijo Francis. “Es importante dominarlo y cómo afrontarlo. Tomar decisiones dominadas por el dolor y la tristeza es igualmente dañino. Por eso digo que la persona debe prestar atención a la enfermedad neurológica porque se refiere a nuestra existencia”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here