Papeles de Pandora: Corinna Larsen planea legar el 30% de los ingresos de un fondo hispano-saudí al ex rey español Juan Carlos I | Estados Unidos de América

Juan Carlos I.Sr. García

Corina Larsen, quien en un momento tuvo un romance con el rey honorario de España, Juan Carlos I, hizo planes en 2007 para invitar a los administradores de un fondo neozelandés llamado Peregrine a legar ingresos del fondo de inversión del ex monarca en caso de su muerte. . Según documentos no firmados vistos por EL PAÍS, el plan era entregar “el 30% de los ingresos generados por el Fondo de Inversiones Hispano-Saudí”, patrocinado por el exjefe de Estado y para el que trabajaba Larsen. Los papeles fueron creados el 27 de marzo de 2007, 14 días antes del registro del fondo creado por los países de las Islas del Canal, un paraíso fiscal. El abogado de Larsen afirma que los documentos están falsificados.

Los detalles de la estructura de este arreglo forman parte de los Pandora Papers, una investigación colaborativa de varios medios de comunicación internacionales coordinada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ). A lo largo de dos años, más de 600 periodistas de 117 países analizaron 11,9 millones de expedientes de 14 bufetes de abogados especializados en la constitución de sociedades offshore en paraísos fiscales. Este tipo de sociedades offshore son legales siempre que el propietario las anuncie en su país de residencia. El problema comienza, a ojos de las autoridades, cuando lo que buscan es el anonimato y la evasión fiscal. En España, EL PAÍS y la cadena de televisión La Sexta buscaron a los españoles a la vista del público que se beneficiaban de las jurisdicciones más opacas del mundo. El resultado es que más de 700 empresas están asociadas con España, incluidas decenas de personalidades eminentes.

READ  Shell nombra a Sawan como director de gas y energías renovables

Un instrumento financiero como el mencionado Peregrine, un fideicomiso o fideicomiso, es un contrato particularmente opaco en virtud del cual un testador deja la totalidad de su propiedad de sus porciones encomendadas a la buena fe de su representante legal (el beneficiario) para que, en el momento especificado casos y plazos, se transfiere a otra persona o se invierte de acuerdo con las instrucciones establecidas por el testador. Los fideicomisos son herramientas de uso común que ofrecen los bancos suizos y los administradores de activos a las personas que poseen una gran fortuna y buscan la evasión fiscal, la seguridad y la confidencialidad.

De los documentos se desprende que en 2007 Corina Larsen invitó al despacho de abogados panameño Alcogal a enviar una carta a Bachmann Trust Company (New Zealand) Limited, fiduciarios responsables de la gestión del Peregrine Trust, que incluía a Juan Carlos I entre los que deban recibir sobre los activos incluidos en este instrumento financiero en caso de fallecimiento de Larsen.

Como se indica en la carta sin firmar, Larsen expresó su deseo de que, en caso de su muerte, los activos de Peregrine Trust se distribuyan “en partes iguales” entre sus dos hijos: Nastassia Gioia Adkins y el “Príncipe” Alexander zu Sayn Wittgenstein Sayn. . Entre los destinatarios, añadió Larsen, “Su Majestad el Rey Juan Carlos I Borbón de Borbón, nacido el 5 de enero de 1938 y con domicilio en el Palacio de la Zarzuela de Madrid”. La carta luego especificaba los bienes a los que el rey debería tener derecho. “Espero que los fideicomisarios consideren oportuno distribuir el 30% de los ingresos totales derivados únicamente del Fondo de Inversión Hispano-Saudita a Su Majestad el Rey Juan Carlos I Borbón de Borbón. Tras la liquidación del Fondo de Inversión Hispano-Saudí, Su Majestad El rey Juan Carlos I Borbón de Borbón no debe ser considerado Borbón ya no es beneficiario del fondo ”.

READ  ¿Está su empresa lista para LEP, dominio limitado del inglés, para satisfacer el cumplimiento de sus préstamos?

El documento, fechado en 2007, concluye: “Es mi intención que esta nota expresando mis deseos permanezca en vigor hasta que sea derogada o enmendada por mis propias manos. En caso de mi muerte, quisiera conocer los deseos de dichas personas para ser tenido en cuenta. El contenido de este no debe ser divulgado. El documento es para terceros y en todo momento debe ser considerado un asunto privado entre nosotros. Atentamente. “

No se sabe si este mensaje fue borrador o no, dado que entre los archivos de la empresa panameña Alcogal hay un documento casi idéntico, creado minutos después del primero en el que se encontraba el espacio en el que aparece el nombre de Juan Carlos I se deja en blanco y, en su lugar, hay una referencia al “Sr. X”. Se desconoce qué fórmula se utilizó realmente, en caso de que el plan siguiera adelante. Lo que dice el documento es el claro deseo de Larsen de que Juan Carlos I reciba una parte futura de los ingresos del Fondo de Inversiones Hispano-Saudí, ingresos sobre los que la carta no brinda más detalles.

El primer nombre de Juan Carlos también aparece en la Sección 18 de los estatutos de Peregrine Trust, junto con el nombre de mis dos hijos, Larsen. En este apartado, que trata de los derechos y obligaciones de los beneficiarios, se le denomina “Su Majestad el Rey Juan Carlos Borbón de Borbón”. En la última hoja del documento de 21 páginas, Larsen escribió su nombre bajo el sello “firmado y entregado” como “Princesa Corina zu Sayn Wittgenstein”. Este documento también está sin firmar.

READ  Escocia se prepara para un vivero de algas

¿A qué fondo se hace referencia en este documento que aparentemente habría proporcionado a Larsen un ingreso que habría sido transferido en parte a Juan Carlos I en caso de su muerte? En 2007, Larsen, una mujer de negocios danesa nacida en Alemania, asesora y ex esposa de un aristócrata alemán Príncipe Casimir Tzu-Sain Wittgenstein-Sain, fue un participante activo en la fundación del llamado Fondo de Infraestructuras Hispano-Saudí (Fondo de Infraestructuras Hispano-Saudí), que fue anunciado en abril de 2006 en Riad durante una visita oficial de los reyes españoles, Juan Carlos I y su esposa, la ex reina Sofía y un grupo de empresarios españoles. El fondo está gestionado conjuntamente por la gestora de activos británica Cheyne Capital y Arox Infrastructure, con sede en Suiza. El exbanco de inversión estadounidense Morgan Stanley contrató para atraer inversores de entre los prestamistas españoles y empresas interesadas en participar en un ambicioso y gran proyecto de infraestructuras en Arabia Saudí, del que el enlace AVE de La Meca fue la parte más emblemática.

Documentación de confianza.
Documentación de confianza.

La idea de crear este fondo surgió del entonces canciller Miguel Ángel Moratinos, y del propio Juan Carlos I, según fuentes cercanas al exministro y rey ​​de honor. Necesitábamos fortalecer la relación entre España y Arabia Saudí. “Nuestra inversión allí era muy pequeña y ya teníamos grandes empresas aquí”, dijo el exministro en el gobierno del Partido Socialista del entonces primer ministro José Luis Rodríguez Zapatero, quien cofundó el fondo. El rey dijo: Tenemos que hacer algo. Decidimos establecer un fondo para los dos países que garantice inversiones futuras. Era una gran oportunidad y los saudíes tenían que representar la mayor parte. Fue una iniciativa conjunta del Ministerio de Relaciones Exteriores, la familia real y el Ministerio de Industria “.

El 14 de junio de 2007, el difunto rey saudí Abdullah bin Abdulaziz visitó Madrid por primera vez y fue galardonado con la Orden del Toisón de Oro de Juan Carlos I, una insignia de la orden ecuestre del siglo XV y el más alto galardón de la historia. por la familia real española. Durante ese encuentro se dio a conocer oficialmente el Fondo de Inversiones Hispano-Saudí, ya que 14 empresas españolas firmaron el acuerdo en su fase inicial. También asistió a la fiesta Corina Larsen, quien no estaba familiarizada con el público en general en ese momento porque su romance con el entonces jefe de estado aún no había surgido.

El Fondo de Inversiones Hispano-Saudí tenía previstas inversiones de 4.125 millones de euros para implementar proyectos conjuntos entre los dos países en infraestructuras, nuevas tecnologías, industria, energía y defensa en Arabia Saudí, Oriente Medio y Norte de África. Cerca de 14 empresas españolas han acordado invertir en el fondo. Arabia Saudita no hizo las contribuciones esperadas y, como resultado, el fondo finalmente se disolvió. “Los saudíes nos defraudaron. Le asignaron un hombre que no estaba a la altura. Cuando no se alcanza la cantidad requerida, se dobla”, recuerda el exministro de gobierno que participó en el lanzamiento del fondo.

El Fondo de Inversiones Hispano-Saudí se disolvió en 2010 y sus gestores facturaron sus servicios y gastos a las grandes empresas de la bolsa española Ibex 35 que se habían registrado para participar en el proyecto, según los ex ejecutivos implicados en el proyecto. trato de inversión. Un año después de la creación del fondo, el Ministerio de Finanzas saudí transfirió $ 100 millones (65 millones de euros según el tipo de cambio en ese momento) a una cuenta perteneciente a la Fundación panameña Lucum, mantenida en el banco suizo Mirabaud & Cie y el principal beneficiario del cual fue Juan Carlos I.

Documento del Peregrine Trust a nombre de Juan Carlos I.
Documento del Peregrine Trust a nombre de Juan Carlos I.

El pedido de la transacción fue entregado por el rey Abdullah bin Abdulaziz y, según el gerente de cuentas, Arturo Fasana, fue entregado como obsequio o donación. El fiscal general suizo, Yves Bertosa, acusó a Larsen de presuntos delitos de lavado de dinero después de que se descubrió la transferencia. Bertosa también está investigando si este depósito tiene alguna relación con la construcción de la línea del AVE entre Medina y La Meca, un proyecto ejecutado por un consorcio de empresas españolas.

Juan Carlos I se encuentra actualmente bajo investigación por parte del Fiscal de la Corte Suprema de España en relación con presuntos pagos de sobornos derivados de la construcción de una línea de alta velocidad de Medina a La Meca, y otros presuntos delitos, incluido el soborno, que pervirtieron el curso de la justicia. , abuso de influencia y evasión fiscal. Javier Sánchez Junco, abogado titular del Rey, se negó a responder a las preguntas enviadas por EL PAÍS.

Robin Rathmel, el abogado de Larsen en Londres, niega la existencia de este plan y afirma que los documentos están falsificados. “Circulan rumores infundados de que Juan Carlos era el beneficiario de una estructura relacionada con Corina zu Sayn Wittgenstein”, dijo en un comunicado. “Estos rumores surgieron de documentos falsificados. La evidencia de que estos documentos fueron fabricados se presentó ante las autoridades suizas en 2019. Esto también se tratará como parte del caso de acoso que mi cliente está llevando a cabo en Inglaterra contra Juan Carlos”.

matriz de la empresa

Bachman Group Ltd, la compañía que operaba Peregrine Trust, propiedad de Corinna Larsen, es parte de un grupo propiedad de Ardel Trust, con sede en Ginebra, que se especializa en la gestión de activos y la creación de fideicomisos y estructuras financieras extraterritoriales. En 2013, Ardel Trust Company fue adquirida por el proveedor de servicios de administración de dinero JTC Group.

En el Estatuto y Estatuto de 21 páginas del Peregrine Trust, de 2007 y que contiene los derechos y obligaciones de los administradores y fideicomisarios del fondo, se nombra a Bérénice Guignard Nava, por el Grupo Bachman y actualmente ejecutivo de Ardel Trust Company en Ginebra, Martin Aparece Pugh.

Es difícil desatar el Larsen Trust. Ardel Trust también gestionó Peregrine 55, otro fondo asociado con Peregrine Trust que se disolvió en 2013.

La carta escrita por Larsen, un consultor de oficio, dando instrucciones para la distribución de activos de Peregrine Fund, estaba dirigida a Bachman Trust Company (New Zealand) Limited, en Auckland. Además, Bachman Group Ltd tiene oficinas en Guernsey, Suiza y Reino Unido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here